Breaking Bad es una de las series más reconocidas de los últimos y que en su momento -hace poco más de diez años- se ubicó como todo un fenómeno. La serie producida producida por Sony Pictures en septiembre de 2013 al Libro Guinness de los Récords por ser la serie con mejor puntuación crítica de la historia, con 99 sobre 100 en Metacritic en su quinta temporada. Desde entonces se encuentra posicionada como la mejor serie de la historia en IMDb.

Esto le ha valido ser fuente de inspiración para muchos productos y nuevas ofertas comerciales. Por ejemplo, a principios de este año, la cadena de comida rápida Twisters, convirtió por un día una de sus sucursales de Albuquerque, Nuevo México en el icónico -y ficticio- restaurante “Los Pollos Hermanos” de la serie de AMC.

Aunque la mayoría de estos casos se han convertido en una forma de dar publicidad a la emblemática serie de televisión, también es cierto que no todas las acciones relacionadas han sido un trago dulce para Sony.

La compañía de cervezas artesanales Knee Deep Brewing Co., de Auburn, California, en Estados Unidos, fabricó una bebida inspirada en la serie llamada Breaking Bud, la cual se ha convertido en el producto más vendido de dicha compañía.

No obstante, para Sony Pictures Televisión, esta referencia más que apoyar la fortaleza de la marca de su producción, termina por deteriorarla, por lo que ha interpuesto una demanda contra Knee Deep en la corte del distrito de California, citando la infracción y dilución de marca, entre otras quejas.

Aunque no es la primera vez que la industria cervecera utiliza referencias relacionadas con el popular programa de televisión, Breaking Bud logró ubicarse en el centro de la conversación gracias a que la etiqueta del producto utilizó imágenes específicas de la propia producción así como su logotipo para generar mayor conexión con los públicos meta.

Lo que en primera instancia pudo leerse como “publicidad gratis” para el producto de Sony, fue calificado por la propia casa productora como una apropiación directa de la marca que no paga ningún tipo de derechos.

Así, en la demanda puede leerse: “Simplemente, en lugar de invertir el tiempo, el esfuerzo y los recursos necesarios para establecer su propia reputación e identidad”, Knee Deep “optó por apropiarse de la famosa identidad de marca” de la serie “para su propio beneficio”. Al tiempo que afirmó que el diseño de la etiqueta “amenaza con erosionar el valor” de la producción de televisión al socavar (la capacidad continua de Sony) de atraer a licenciatarios de dichas marcas y asegurar una compensación por el derecho de asociar los productos con la serie.

Para Knee Deep, de acuerdo con lo publicado por The Washington Post, la demanda resulta inesperada, debido a que Sony desde 2015 conocía de la existencia de la cerveza e, incluso, reaccionó con un supuesto correo en el que el equipo de Sony reconocía: ”Parece que el equipo de Knee Deep es un gran admirador de Breaking Bad y realmente apreciamos el apoyo a la serie”.

La decisión sobre el uso de la marca será tomada por las autoridades correspondientes; sin embargo, el caso deja en claro que no todo aquello que puede dibujarse como publicidad ganada puede ser una ventaja para la marca.