CFAH

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Sin trabajos decentes, la realidad de los trabajadores mexicanos

En el país, los trabajadores mexicanos se encuentran en la informalidad, no hay ingresos justos y hay jornadas laborales extensas

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
  • Aunque en 2021 el salario subió, México se sigue posicionando en el lugar 76 a nivel mundial.
  • El 61 por ciento de la población no cuenta con acceso a una institución de salud y los jóvenes son excluidos del mercado laboral.
  • Estas condiciones en conjunto con la crisis económica generada por el Covid-19, ocasionan que la mayoría de los mexicanos no puedan acceder a un trabajo decente.

 

Para el segundo trimestre de 2021, la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) de población de 15 años y más de edad, anunció que hubo un incremento de 10.7 millones en la población económicamente activa, al pasar de 47 millones en 2020 a 57.7 millones en 2021. No obstante, en el marco del Día Mundial por el Trabajo Decente –conmemorado el 7 de octubre cada año–, el salario mínimo del 25 por ciento de los trabajadores mexicanos en el país es de 4,307 pesos al mes, el 61 por ciento de la población ocupada no cuenta con acceso a una institución de salud y hay exclusión laboral de las y los jóvenes de entre 18 y 29 años.

Salarios en México 2021

Para 2021, la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami) determinó que el salario mínimo subiría de 123.22 pesos a 141.70; mientras que en la frontera norte pasa de 185.56 a 213, es decir, se incrementó el salario mínimo en un 15 por ciento para 2021. 

Como novedad se integraron dos profesiones a la lista de salarios mínimos profesionales; trabajadoras del hogar, con un incremento del 25 por ciento; y jornaleros agrícolas que reciben un incremento de 30 por ciento respecto al salario mínimo vigente.

Con ese aumento, México se colocó en el lugar 76 de 135 países. La aspiración de la presente administración, según el Gobierno Federal, es alcanzar una posición entre los primeros 60 países con mayores percepciones salariales, para que los trabajadores tengan mayor poder adquisitivo, se reduzca la desigualdad de ingresos con relación a las mujeres y se fortaleza el mercado interno, sin afectar la inflación y el empleo.

 

Los trabajadores mexicanos asegurados por el IMSS

La ENOE asegura que, al menos 6 de cada 10 personas con actividad productiva en el país carece de la condición de protección social, es decir, el 34 por ciento de los asalariados en México labora sin prestaciones. 

Datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) afirman que para el 31 de marzo de 2020, se tuvieron registrados 20,482,943 puestos de trabajo, de los cuales, el 85.9 por ciento son permanentes y el 14.1 por ciento son eventuales. Y, como consecuencia de la emergencia sanitaria, en el mismo mes se registró una disminución mensual de 130.593 de puestos.

La creación de empleo de marzo de 2019 a marzo de 2020, es de 134,435 puestos, equivalente a una tasa anual del 0.7 por ciento. Este crecimiento fue impulsado por el sector de comunicaciones y transportes con 5.2 por ciento, agropecuario con 3.4 por ciento y servicios sociales y comunales con 2.8 por ciento. Los estados con mayor crecimiento anual de afiliación fueron Tabasco, Campeche y Sinaloa. Para el 31 de marzo de 2020, el IMSS registró que el salario base de cotización de trabajadores asegurados alcanzó un monto de 399.3 pesos.

 

Los jóvenes, un sector de la población olvidado

La juventud en nuestro país ha sido un sector de la población que durante las administraciones gubernamentales ha sido olvidado. Los jóvenes entre 18 y 29 años suman 24.3 millones de personas, de las cuales 19.1 millones habitan en zonas urbanas y 5.2 millones en zonas rurales. El 61.7 por ciento de estos jóvenes forman parte de la Población Económicamente Activa y el 38.3 por ciento pertenecen a la Población No Económicamente Activa. Dicha población cuenta con una mayor proporción de hombres (62.1 por ciento), mientras que las mujeres son mayoría en los activos con 72 por ciento.

La Encuesta Nacional sobre Discriminación apunta que la mayor parte de los jóvenes no trabaja por tener que dedicarse a labores domésticas o por encargarse del cuidado de otras personas, lo cual se acentúa para mujeres con un 72.3 por ciento y los hombres con un 5.7 por ciento. Esto significa que las mujeres tienen el panorama más complicado para insertarse al mercado laboral.

En cuanto las brechas de género, datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) afirman que las jóvenes de México tienen cuatro veces más desventaja por encima de jóvenes de su edad: 35 por ciento de las mujeres de entre 15 y 29 años no estudia.

Según la misma organización, el 17 por ciento de los mexicanos entre los 25 y 64 años cuentan con un título de educación superior, frente al promedio de 37 por ciento de los demás países miembro de la organización.

Con este motivo, fue que el gobierno federal en su nueva administración, se propuso en los objetivos prioritarios del Programa Sectorial de Trabajo y Previsión Social (STPS) 2020-2024 lograr la inclusión de jóvenes a través de la capacitación en el trabajo. 

Durante los primeros meses de crisis de Covid-19 en México, el país experimentó una de las mayores caídas en horas trabajadas en todos los países de la OCDE con un -22 por ciento. Eso, aunado a las malas condiciones laborales que no garantizan un trabajo decente dejan en desprotección a los trabajadores, quienes se enfrentaron a una tasa de desempleo del 7.2 por ciento en el segundo trimestre de 2020.

En el tema del trabajo digno a México le falta mucho por avanzar, pues no hay ingresos justos respecto al esfuerzo de trabajo realizado, hay jornadas laborales extensas y el 56 por ciento de la fuerza laboral se encuentra en la informalidad. Algunos tipos de desigualdad de oportunidades inician en el mercado laboral y, en particular, en la distribución de los salarios y los empleos.

Este es un tema prioritario frente a las organizaciones internacionales; el trabajo decente forma parte de los compromisos adoptados por toda la comunidad internacional en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 de Naciones Unidas.

 

Ver más:

 

Otros artículos exclusivos para suscriptores