El “gran día de ofertas” de Amazon corre justo ahora. Los usuarios de dicha plataforma esperaron por meses la llegada del Prime Day con la esperanza de encontrar grandes ofertas que les permitiría adquirir aquello productos que deseaban o incluso adelantar algunas de sus compras de fin de año.

No obstante, algunos eventos y situaciones han opacado esta edición de la jornada promocional de la empresa liderada por Jeff Bezos. Huelgas en Europa y la caída del sitio durante la tarde de ayer sólo una parte del problema.

Ahora los usuarios de redes sociales en México han utilizado el hashtag promocionado de la marca para denunciar que las ofertas y descuentos con los que la marca abandera el Prime Day son nulas, inexistentes o con poca relevancia.

Como tendencia patrocinada, la etiqueta #PrimeDayMexico ha sumado cerca de 711 mil 724 impresiones con un total de 607 mil 148 cuentas alcanzadas gracias a los últimos 100 publicados con dicha etiqueta.

Dentro de esta conversación, los usuarios han reclamado a la firma de e-commerce por promociones que consideran “una burla”; las expectativa de los clientes no quedaron satisfechas con la propuesta de Amazon.

La regla número uno de las promociones

En esfuerzos promocionales, dejar en claro el valor agregado que la marca ofrece al consumidor es asunto vital. Si el cliente no detecta dicho beneficio, la experiencia que busca entregar la promoción perderá efecto y, como en este caso, toda o gran parte de su validez.

Efectos negativos pueden augurarse ante dicho escenario. En principio, datos de BigCommerce y Square, revelan que dentro de los tres factores que influyen en las tasas de conversión, las ofertas de descuento ocupan el 71 por ciento.

Cuando el consumidor no encuentra este beneficio, más en una jornada que fue vendida como “de grandes ofertas” las posibilidades de conversión caerán radicalmente.

A esto se suma una experiencia con la firma poco satisfactoria, que a la postre, derivara en afectaciones sobre la lealtad de marca.

Recordemos que un reciente estudio realizado por Conecta, indica que el 93 por ciento de los consumidores cree que una experiencia de compra positiva mejora su fidelidad hacia una marca. De hecho desde Customer Experience Impact Report, indican que más del 60 por ciento de los consumidores está dispuesto a pagar más por un producto o marca que ofrezca una buena experiencia más allá del uso per se de los mismos.

Determinar con precisión si Amazon olvidó o no estas premisas dentro de su estrategia es casi imposible; sin embargo, lo que queda claro es que el beneficio no es visto por el cliente, lo que visto desde diversos ángulos es un problema para la marca.