El contenido ha venido consolidándose a lo largo de estos años como el mejor referente a nivel internacional, de una estrategia que conquista audiencias o consumidores, depende del tipo de pauta que se lleve a cabo.

El efecto que esta estrategia ha tenido en el mercado ha sido determinante en marketing digital, considerada como la técnica líder dentro de esta industria para hacer campañas exitosas.

La publicidad entendió que la oportunidad del contenido está en digital y es por eso que hoy en día la nueva economía creativa se ha concentrado en Youtube, Etsy e Instagram, como las principales plataformas a través de las cuales, según re:create, se ha concentrado la creación de contenido creativo.

“Siempre tienes que partir de lo que una persona/usuario está interesado. Utilizar data para identificar esos conceptos claves sobre los cuales escribir historias es muy importante. En Kiwilimon utilizamos mucha data para crear nuestras historias y contenidos. Conocemos perfectamente los gustos de nuestros usuarios y esto nos ayuda a poder predecir qué va a ser exitoso para la marca”, explica Lorenza Ávila, Cofundadora y Chief Content Officer de Kiwilimón.

Contenido comercial

Una de las capacidades del contenido es su oportunidad para elevar el desempeño de cualquier estrategia creativa

que se ejecuta en la industria publicitaria, ya lo hemos visto no solo en campañas, sino a través de estrategias totalmente concentradas en la interacción con los usuarios de redes sociales.

Los influencers son un gran indicador de esto, cuando observamos cifras de la firma klear en las que se advierte que del total del contenido patrocinado en Instagram, el 66 por ciento de este se concentra en las publicaciones y un 34 por ciento en las stories.

El motivar acciones comerciales a través de este tipo de contenido se ha fortalecido con el content experience, al menos cuando se trata de personalizarse y adaptarse a las necesidades del consumidor que exige cada vez más contenido en línea, tal como lo vemos con las cifras de Researchscape, donde advierten que este el formato de personalización más usado por los mercadólogos en el mundo.

“Con el Content Experience podemos atacar a nuestro público objetivo de una manera más personalizada y adaptada a sus necesidades, entendiendo su comportamiento y llegándole al target en el momento más adecuado. Podríamos considerar que el Content Experience es la evolución del Content Marketing, con el que podemos solidificar la relación con el cliente y mantenerlo comprometido o leal a la propuesta de valor de la marca”, explica Andrés Villegas, vicepresidente de Planning de DDB México.

Antes de personalizar…

Si bien la personalización es una de las principales pautas a seguir del content experience, es necesario tener fundamentos sólidos sobre los cuales se tienen que construir estas estrategias, para lograr a través de ellos campañas con resultados, ahí es donde las agencias deben preguntarse ¿qué es lo más importante en una historia, para que esta sea una muy buena estrategia comercial?

“Si tenemos claro por qué ese mensaje va a ser relevante para el resto de la comunidad, significa que cubrimos todos los objetivos de negocio de una marca. Después sólo resta hacerla fácil de compartir. Es decir, buscar los momentos, medios y formatos a través de los cuales la comunidad puede hacer suya la historia”, concluye Rodrigo Rodríguez, content director de Publicis México.

La narrativa se ha adaptado y pasó de contar simples historias a activar resultados comerciales mediante pautas que han pasado del storytelling al storydoing y ahora, con el uso de data y perspectivas que buscan la personalización de la información, la publicidad está dando un paso en firme hacia el content experience, un área que crece y hasta ahora no ha decepcionado en las campañas que se han ido adaptando a la tendencia.