Durante la noche de este domingo, diversos medios de comunicación informaron sobre la supuesta muerte del empresario José Kuri Harfush a causa de complicaciones derivadas del coronavirus.

De esta manera, los informes indicaban que el empresario de 71 años de edad, habría perdió la vida en el hospital ABC por complicaciones luego de dar positivo al COVID-19.

La noticia alrededor de Kuri Harfush ubicaría al empresario como la primera persona en perder la vida dentro de territorio mexicano por la pandemia que ahora mismo es preocupación a nivel mundial.

Así lo reportaron los medios

La supuesta noticia fue rápidamente difundida por diversos medios de comunicación nacionales, quienes aseguraron que a pesar de que aun no existe una confirmación por parte la Secretaria de Salud o del gobierno de México, los hechos fueron verificados por los familiares del empresario.

La noticia rápidamente se ubicó como una de las primeras tendencias dentro de Twitter para el mercado mexicano.

La etiqueta “José Kuri” se ubica al momento del cierre de esta nota en la primera posición dentro de los temas más comentados en la red social con un total 45 mil tweets publicados alrededor de la misma.

DE la misma manera, desde TweetReach indicaron que la etiqueta antes mencionada habría generado en tan solo 100 tweets cerca de 119.1 impresiones con un alcance potencial de 102,103 cuentas.

La relevancia del asunto fue incluso retomada por la agencia de noticias Reuters, fuente que con una breve nota lo publicó desde sus redes sociales y en su sitio web.

Fakenews, un problema en plena crisis

La noticia que prendió las alertas de más de una persona a lo largo y ancho del país fue en realidad información que cae en la categoría de fakenews y que en tiempos de crisis resulta un problema aún mayor del que habitualmente es.

aunque es cierto que Kuri dio positivo a coronavirus, un comunicado de la Secretaria de Salud asegura que el paciente no ha muerto, pero que se encuentra en estado critico.

Este hecho fue suficiente para que diversos medios se retractaran de la noticia inicial; no obstante, el pánico ya se había desatado cuando menos en redes sociales.

Lo anterior es un ejemplo más de lo sencillo que puede ser influir en el interés y opinión pública mediante redes sociales y los desafíos que esto supone para los equipos de comunicación en tiempos de mucho tacto como el que ahora se vive gracias al coronavirus.

Aunque el consumidor es cada vez más consciente de fenómenos como la posverdad y las fakenews, lo cierto es que aún falta mucho para crear una cultura alrededor de estos problemas que realmente considere los alcances y las graves consecuencias que de estos se derivan.

En este sentido, vale la pena mencionar que en cifras de Statista, el 52 por ciento de la audiencia creía para marzo de 2018 que los sitios web reportaban noticias falsas muy regularmente. La prevalencia de este concepto ha hecho que, de acuerdo con The Atlantic, entre seis y siete de cada 10 personas dejen de seguir a algún medio de información. Y gran parte de la prevalencia de este fenómeno, en información de un estudio citado por CNet, parte de la difusión y alcance que permiten las redes sociales.

Dentro de México, el problema de las noticias falsas es igual de severo que en otras partes del mundo. Expansión apunta que el país es el segundo a escala mundial en la exposición a este tipo de contenidos. Agentes como Nueva Sociedad dicen que, así como en Estados Unidos (EEUU) y Europa, estas campañas de desinformación han afectado los ciclos electorales. Pero algo que resulta curioso es que, en apariencia, los lectores nacionales son inmunes a ellas.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299