Se cancela audiencia contra Apple mientras el FBI prueba otro método para desbloquear el iPhone

Hace pocas horas el CEO de Apple, Tim Cook, durante el Keynote explicaba (nuevamente) la posición de Apple frente a la solicitud del FBI de desbloquear el iPhone de uno de los atacantes de la matanza de San Bernardino, y poco después las propias autoridades federales solicitaban la suspensión de la audiencia prevista para este martes… pero porque creen tener otro forma para lograr su objetivo.

La magistrada federal Sheri N. Pym, de la corte de distrito del Distrito Central de California, que presidiría la audiencia, ha suspendido hasta nuevo aviso la misma, según información de The New York Times, para probar una nueva técnica provista por un tercero, para desbloquear el controvertido iPhone de Syed Farook, uno de los atacantes que causo la muerte de 14 personas en diciembre pasado.

Según se esgrime en el documento presentado, se ha conseguido otro método para el fin buscado, sin que tenga que intervenir Apple, por lo que las autoridades federales solicitaron cancelar la audiencia mientras se realiza dicha prueba, tal como ha señalado la portavoz del Departamento de Justicia, Melanie Newman, quien afirmó que el juzgado “asumió la moción de aplazamiento”, al tiempo que señala que “Se requieren pruebas para determinar si es un método viable que no comprometerá los archivos del iPhone de Farook”.

Newman también ha comentado en el documento que todavía se debe esperar a los resultados, aunque las autoridades son “prudentemente optimistas”. Además, explica que, “Esta es la razón por la que pedimos a la corte que nos dé tiempo para explorar esta opción. Si esta solución funciona, nos permitirá inspeccionar el teléfono y continuar con la investigación del atentado terrorista”.

Por ahora el FBI se ha comprometido a entregar un informe a la corte que lleva el caso, el próximo el 5 de abril.

Esta suspensión no significa que el proceso haya finalizado, pues si no obtienen los resultados esperados, el procesos continuaría en el punto en el que acaba de ser paralizado.