CFAH

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Sarco, la máquina para suicidarse ya es legal en Suiza

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
La cápsula que permite el suicidio asistido consiguió las autorizaciones oficiales y ya puede ser usada en Suiza.

Sarco es la marca de uno de los productos más controvertidos de los últimos años: una especie de sarcófago con tecnología de última generación que facilita el acceso a la muerte (suicidio asistido) en los países donde esta práctica está aprobada.

El dispositivo, una cápsula de fibra de carbono y vidrio, ya recibió la homologación de la legislación suiza y puede ser comercializado en ese país.

El sistema fue creado hace tiempo por Philip Nitshke, un físico australiano que desde comienzos de siglo lucha por los derechos vinculados a la eutanasia.

La cápsula le permite a las personas controlar desde adentro un sistema por inhalación de nitrógeno que lleva al fallecimiento indoloro de los pacientes.

Según indica el producto, las personas se duermen y mueren de forma rápida, “Sin pánico y sin sensación de ahogo”, dice la compañía.

Donde la eutanasia no es legal, este producto, obviamente, no tiene ningún sentido. Sin embargo, cobra relevancia en Suiza, donde el denominado “suicidio asistido” sí lo es.

Eutanasia y suicidio asistido no son conceptos iguales. La eutanasia obliga a que otra persona administre la muerte. En el suicidio asistido, esa otra persona unicamente facilita los elementos necesarios para que los pacientes se quiten la vida.

Sarco busca llenar un nicho del mercado que no estaba cubierto: que no se necesite ninguna acción o facilitamiento de esa segunda persona.

La cápsula se puede comprar hecha o generar con una impresora 3D. Como dijimos, se activa desde el interior y se puede llevar a cualquier lugar en donde la persona quiera pasar sus últimos momentos con vida.

A la salida del nitrógeno la puede activar con un botón o simplemente con un pestañeo, en el caso de las personas con parálisis.

Según las indicaciones de la compañía fabricante, Sarco se inunda con nitrógeno, reduciendo de manera rápida (30 segundos) el nivel de oxígeno del 20 por ciento hasta el 1 por ciento.

La persona siente algo de desorientación y luego euforia antes de perder la consciencia.

El fallecimiento se produce en un promedio de ocho minutos, tras sufrir hipoxia (falta de oxígeno) e hipocapnia (falta de dióxido de carbono).

Por ahora, sólo hay dos prototipos de Sarco existentes, Hay otro que se está fabricando en Países Bajos y estará terminado en 2022 para poder ser vendido en Suiza, publica Gizmodo.

Suiza: meca del suicidio asistido (con o sin Sarco)

Muchos extranjeros viajan a Suiza para morir con la ayuda de una organización.

Se trata de fenómeno conocido como “turismo de la muerte”.

 

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Más de 150,000 mercadólogos inscritos en nuestros boletín de noticias diarias.

Premium

Populares

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.

Más de Merca2.0

Artículos relacionados