Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Salud mental en México, el costo real de un sector rezagado

Aunque el Presupuesto Público Federal para la Salud incrementó estrepitosamente de 2019 a 2022, el destinado a salud mental va a la baja con respecto a 2020.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Doctores

  • Para 2022, el Presupuesto Público Federal para la Salud incrementó estrepitosamente comparado con 2019.

  • La pandemia demostró la importancia de reforzar el sistema de salud y tener dominio de mismo para brindar acceso a los ciudadanos.

  • La salud mental se posicionó como la segunda pandemia; sin embargo, para 2021 el presupuesto fue menor en 2020 por 0.08 por ciento.

Hace dos años, en marzo de 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el inicio de una pandemia por una nueva enfermedad, la Covid-19 y las medidas tomadas por los gobiernos para evitar las aglomeraciones y el contagio fueron una gran variable para que la salud mental de la población se viera afectada. Al menos en México, la situación evidenció la falta de atención al sector rezagado y la necesidad de la ampliación de presupuesto.

De acuerdo al Presupuesto Público Federal para la Función Salud (2019-2020), en 2020 fue de 653 mil 443.15 millones de pesos (mmdp), lo que representó un incremento de 4.35 por ciento respecto al aprobado en 2019, que se ubicó en 628 mil 181.48 (mmdp).

En ese panorama, la presencia del coronavirus se da con un aumento de presupuesto al sector salud del 4.35 por ciento y la transición hacia un nuevo modelo de atención a la salud (Insabi), ya no Seguro Popular.

“México tuvo que enfrentarse a varios retos para buscar garantizar el derecho a la salud de todos los mexicanos sin importar su condición socioeconómica, teniendo como objetivo resguardar la salud de la población y de los trabajadores, así como evitar la propagación del virus SARS-CoV-2”, apunta la Gaceta de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Y es que la obligación del Gobierno ante una pandemia mundial constitucionalmente, según el Artículo 4 de la Carta Magna establece que toda persona tiene derecho a la protección a la salud.

A casi dos años de la pandemia generada por la Covid-19 se evidenció que el sector debía ser priorizado; no obstante, dentro de la salud no solo se encuentran las enfermedades infecciosas o contagiosas, sino que también existen los trastornos mentales, los cuales llegan a truncar la salud mental de las personas, clave para su desarrollo.

Sin pandemia, según la OMS, los trastornos mentales afectaron a 15 millones de mexicanos, es decir, 25 por ciento de las personas presentaron algún problema de salud mental y solo 3 por ciento buscó atención.

A nivel mundial los trastornos neuropsiquiátricos representan un 14 por ciento de la carga mundial de la enfermedad y corresponden a un cuarto de los años perdidos por discapacidad, indica la Fundación Mexicana para la Salud A.C en “La salud mental: una prioridad para México, 2019”.

 

Crece presupuesto de sector salud en 2021 y 2021: ¿dónde se encuentra la salud mental?

Con miles de mexicanos infectados, como respuesta institucional se presentaron las conferencias diarias epidemiológicas y se pusieron en marcha la “Jornada Nacional de Sana Distancia” y “Quédate en casa”. Por el lado de la infraestructura, hospitales se adaptaron y se implementaron hospitales para la rehabilitación de los afectados.

Asimismo, los médicos expuestos a la enfermedad vieron sus jornadas de trabajo alargarse, y por ende, fue necesario aumentar el salario.

De acuerdo con la Doctora Carolina Tetelboin Henrion, profesora e investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana, lo más importante fue la recuperación de la salud pública y que el Estado tomara la batuta como rector en salud y prestador de servicios.

En esa línea, el monto presupuestal para el sector salud en 2021 fue de 692 mil 430 mdp, lo que supone un crecimiento de 12 mil 757 mdp más que en 2020 y para el 2022, la cifra se elevó exponencialmente ascendiendo a los 816 mil 7 mdp, lo que representa un 14.5 por ciento del presupuesto aprobado en 2021.

Uno de los cambios más significativos para 2022 fue el gasto asignado a la Secretaría de Salud el cual ascendió a 192 mil 368 mdp, lo que representó un incremento de +27.6 por ciento.

“Se explica –en gran medida– por el incremento en el Programa de Vacunación, que aumentó sus recursos en 26 mil 501 millones de pesos contra el aprobado en 2021 (+1,186.6 por ciento), sobre todo por la adquisición de vacunas para el Covid-19. Otros programas a destacar son Mantenimiento de infraestructura, cuyos recursos aumentan en 28.6 por ciento y Atención a la Salud, con un incremento de 11.6 por ciento”, dice Fundar.

Claramente, el aumento en gasto en salud tiene como prioridad enfrentar los rezagos de la Covid-19 y reducir las deficiencias de infraestructura del sector.

En 2021 a un año de experiencia por Covid-19, dos programas representaron el 89.7 por ciento del presupuesto para salud mental: Prevención y atención contra las adicciones y atención a la salud, indica el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria A.C.

Asimismo, el 50 por ciento del presupuesto de salud mental se asignó a hospitales psiquiátricos: el 96.9 por ciento en camas de psiquiatría, 54.4 por ciento de los médicos psiquiátricos y el 11.4 por ciento en los psicólogos de la Secretaría de Salud.

No obstante, el presupuesto es menor que el aprobado en 2020 por 0.8 por ciento, lo que significa que si bien el gobierno lo está priorizando, aún no nota el impacto que tiene en la sociedad mexicana como una enfermedad “casi invisible” que ataca a un gran número poblacional.

De acuerdo con la OMS, “la disminución del presupuesto destinado a salud mental, así como la concentración de los recursos económicos, humanos y materiales en hospitales psiquiátricos podrían limitar las acciones comunitarias de salud mental”.

 

Leer más: 

Otros artículos exclusivos para suscriptores