¿Sabes que los asistentes de voz podrían acabar con las marcas?

Imagen: Bigstock

España.- 2018 es un año clave para los asistentes de voz y es que es inminente la llegada de Amazon Echo y Google Home a España, unos lanzamientos que prometen revolucionar la comunicación entre las personas y las máquinas gracias a la incorporación de los asistentes de voz basados en Inteligencia Artificial, así que los expertos anuncian que los asistentes de voz serán, a partir de ahora, la nueva interfaz para acceder a la información, sustituyendo a las pantallas y también algunos expertos vaticinan que los asistentes de voz podrían tener un efecto destructivo en las marcas, sobre todo en las que fabrican productos de consumo diario.

Esto es lo que ha determinado el estudio “Entendiendo a la Generación Alfa”, llevado a cabo por la agencia de comunicación global Hotwire y que señala que, a la hora de hacer marketing, el vídeo es el contenido rey, lo cierto es que, a la hora de obtener una respuesta, la voz es un medio con el que las marcas pueden conectar mejor con los individuos y ofrecerles un trato personal. Aunque, las marcas van a necesitar recordar que, para construir campañas, deberán centrarse en la amplitud y profundidad de sus mensajes.

Tal y como comenta Scott Galloway, profesor de marketing en la Stern School of Business de la Universidad de Nueva York, “la interfaz de voz es particularmente dañina para las marcas ya que elimina la necesidad de presentaciones de packaging, diseño y tienda, dejando pocas opciones para que las marcas se diferencien”. Y, además, añade que “las personas están usando prefijos de marcas en la búsqueda de Google y utilizan los nombres de marcas con menos frecuencia en las órdenes de voz a Amazon Alexa, lo que sugiere un alejamiento de la lealtada a marcas tradicionales”.

Lo que está claro es que, tal y como recoge el estudio “Entendiendo a la Generación Alfa”, un equipo de investigadores del MIT Media Lab (Instituto de Tecnología de Massachusetts en Estados Unidos) realizó una investigación piloto para explorar cómo los niños interactúan con los dispositivos de Inteligencia Artificial y observaron que un grupo de niños de 3 a 10 años interactuaba con cuatro asistentes de Inteligencia Artificial (Google Home, Amazon Echo, una app de tableta llamada Julie y Cozmo) y la mayoría de los niños descubrieron que los asistentes de Inteligencia Artificial eran simpáticos y se podía confiar en ellos e incluso los niños mayores llegaban a afirmar que estos asistentes de Inteligencia Artificial, sobre todo Alexa, eran más inteligentes que ellos mismos.

Como conclusión, se puede afirmar que en un ambiente en el que los clientes no desean que se les comercialice, ofrecer un servicio realmente útil puede ayudar a las marcas y a los especialistas en marketing a conectarse con ellos de manera valiosa.