Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

El millennial brasileño prefiere hoy, ver la Champions League, LaLiga, la Premier League, la Bundesliga o incluso la NBA y hasta la NFL, en vez de su campeonato local.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Marcas y Marcadores

Río revuelto

A río revuelto…

El futbol brasileño lucha arduamente con nuestro balompié por mantener la hegemonía económica del deporte más popular del continente. Aunque a nivel de conquistas futbolísticas, nos llevan bastante ventaja, la realidad es que en el plano de la gestión y comercialización de esta actividad, estamos bastante igualados.

Lo anterior puede ser comprobado cada año cuando Forbes nos entrega su listado de los clubes más importantes de América, que, dicho sea de paso, en 2021 excluyó a los equipos de la MLS. Dicha clasificación es dominada por cariocas y mexicanos dejando atrás a escuadras de otras nacionalidades como Chile o Colombia en posiciones inferiores a los dos grandes del continente.

Sin embargo, en Brasil decidieron dar un paso hacia el frente y varios de los clubes más importantes del país (Corinthians, Palmeiras, Flamengo, Santos, Cruzeiro, Sao Paulo, Botafogo, Vasco, Red Bull Bragantino y Ponte Preta) se agruparon con la idea de crear una superliga que maximice los ingresos que hoy en día reciben, principalmente los concernientes a las televisoras, -léase TV Globo, la cadena dominante- y así recaudar mayores ingresos por este concepto pero también forzar a los patrocinadores a que aporten una mayor cantidad, buscando que el futbol de este país logré una mayor atención en la cada vez más competida escena internacional.

Las razones para poner en marcha una determinación de este tipo tienen que ver con la creciente posibilidad de ver en tierras amazónicas, diversos eventos que cada vez atraen más la atención del público local, principalmente los jóvenes, cuyo desinterés por el Brasilerao, encendió los focos de alarma entre los dirigentes futbolísticos. El millennial brasileño prefiere hoy, ver la Champions League, LaLiga, la Premier League, la Bundesliga o incluso la NBA y hasta la NFL, en vez de su campeonato local. Todas estas atracciones presentan, no sólo un alto nivel deportivo, sino que además logran un fuerte engagement con sus audiencias, suponiendo una amenaza para el share of wallet pero principalmente para el share of heart del mercado local.

Al proyecto le llamaron Libra (Liga do Futebol Brasileiro) y decidieron incorporar a un grupo inversionista compuesto por Codajas Sports Kapital (CSK) y al banco BTG Pactual para que lo fondeara. La propuesta financiera que lo respalda supone atraer ingresos mayores a los mil millones de reales (alrededor de más de 200 millones de dólares).

Enfrente existe otro grupo opositor a este proyecto llamado Futebol Forte, que se inconforma contra lo que Libra pregona e integrado por más equipos (aunque muchos de ellos pertenecen a la serie B y en donde sólo Fluminense y Atlético Paranaense tienen importancia al militar en la máxima categoría brasileña).
La principal razón de la discrepancia tiene que ver con el reparto que cada grupo quiere hacer de los ingresos recibidos. Por una parte, Libra sugiere dividir el 40% de la recaudación entre todos los equipos participantes, el 30% en función del rendimiento deportivo y el restante 30%, de acuerdo a la capacidad de generación de rating televisivo, asistencias a los estadios y número de socios que cada equipo tenga.

Mientras que Futebol Forte propone un reparto de 50% a partes iguales, 25% por rendimiento y el 25% sobrante por rating, asistencias y socios, algo similar a la manera en la que opera la Premier League inglesa en cuanto a la distribución de los ingresos con los que cuenta.

El caso mexicano

Nuestra doméstica competición tampoco está exenta de esta tendencia que cada vez se presenta con mayor frecuencia a nivel mundial. Recientemente el fondo Apollo soltó, a través de un medio de comunicación extranjero, una oferta similar que incluía montos mayores que los brasileños pero que a diferencia de aquella, no suponía una renovación del campeonato como si lo pretenden hacer allá. En nuestro caso además, fuentes de la Liga Mx dijeron no haber recibido propuesta alguna y que sólo sabían de ella gracias a la prensa. En cualquier parte del mundo siempre hay quien alebresta las aguas y es que a río revuelto…

_____________________________________________

Percepciones

Percepciones

Whats WhatsApp

La edición dominical del periódico El País de España presenta dos artículos contrapuestos sobre la plataforma de comunicación más amplia del mundo.

Por una parte, el columnista Manuel Janois comenta que no tiene WhatsApp porque lo considera innecesario, abrumador y devorador de interrelación directa y real.

Por otra, Jordi Pérez señala las cinco grandes fortalezas de la plataforma: original, fiable, protocolaria, cifrada y temporal. Dos visiones antagónicas de una plataforma digital que en realidad deberían ser complementarias para enriquecerse mutuamente.

El gran error de los creyentes digitales, es pensar que han llegado para sustituir y no para complementar, fortalecer o desarrollar la comunicación en todas sus vertientes.

Es la típica visión reductiva que no entiende ni atiende la realidad, que es lo único que realmente alimenta el Big Data y sus respectivos analíticos.

Un gran consultor de Management decía que todo lo que puede estar escrito en una hoja, puede estar reflejado en un software.

Muy cierto, cómo también lo es que la energía comunicativa se transforma, no tiende a eliminar nada. Podemos hablar de robots, canales, streaming, plataformas, mediciones.

Las plataformas digitales han llegado a cambiar todo y a darle mayor eficiencia., han venido para transformar pero no para fagocitar nada.

Cuando un sector de la audiencia dedica dos horas diarias a Netflix, otras dos a TikTok y otras dos al maremágnum digital, no ha dejado de ver televisión, ni de dedicar tiempo al entretenimiento, ni de comunicarse, simplemente lo hace de otra manera, con las fortalezas y debilidades que acompañan a toda forma de ser y de vivir.

Etiquetamos, desechamos y cambiamos muy rápido pero la última palabra la tiene siempre la transformación, como las realidades biológicas, químicas, físicas, matemáticas y metafísicas.

La matemática de Pitágoras tiene el mismo fundamento que la de Gödel o Wiles, aunque en formas diferentes de interpretación y presentación.

La innovación es siempre bienvenida, sobre todo, cuando impulsa una comunicación más eficiente y enfocada pero no es sólo tecnológica, no es sólo digital, ni elimina las realidades anteriores.

Por eso creo que WhatsApp es una auténtica maravilla, porque ha logrado que sigamos comunicándonos en un mundo que se ha hecho cada día más complicado.

Estar todo el día en WhatsApp no significa no hablar, no proyectarse, no interactuar. Pero evidentemente nadie puede suponer que este nivel comunicativo sustituya un beso, un abrazo, un gesto, una conversación tradicional o la lectura de un poema.

Pretender algo así nos ubicaría fuera de la realidad, sólo pensarlo indica limitación de pensamiento. Y ahí está el gen centro de la diana: somos Homo Communicator y no podemos reducir nada de lo que ensalce esta identidad.

Otros artículos exclusivos para suscriptores