Regreso a clases y las acciones sociales de las marcas por la educación

El regreso a clases se desarrolla, para casi todos los planteles educativos de todos los niveles, durante el mes de agosto y ello coloca a las marcas, empresas, organismos e instituciones tanto del sector privado como del gobierno en la condición de ofrecer mensajes de valor que impulsen a la educación y también que ayuden a promover productos y servicios específicos.

En el primer caso, se trata de una labor social que busca impulsar las condiciones de la educación y su campo de acción abarca aspectos como la propia promoción de la enseñanza y el aprendizaje, lo que se puede lograr a través  del apoyo a grupo y sectores vulnerables para que puedan desarrollarse en sus planteles con normalidad y sin preocupaciones ajenas a su formación académica.

En el segundo caso, las marcas lanzan atractivas promociones para apuntalar su presencia y darle visibilidad a sus productos y ofertas.

Estuche de acuarelas Connector de Faber-Castell.

En el caso delas acciones sociales, lo mismo se integran startups que marcas prestigiadas tanto en el terreno digital como en otros sectores, además de organismos altruistas desde la iniciativa privada o desde sectores gubernamentales.

Las startups Rappi -de Colombia-  y Crehana —startup fundada en Perú-, por ejemplo, unen esfuerzos para apoyar a la educación y el talento emergente en México por medio de un botón en sus aplicaciones móviles que permiten acceder a un mes de cursos online gratis.

Acerca de las posibilidades que el mundo digital tiene para la educación, opina  Camilo Barrera, Director Vertical Educación en Ricoh Latin America: “el desafío de la educación está compuesto de una combinación interesante de la evolución natural de los nuevos métodos de enseñanza y las tradicionales, y un tipo de estudiante con expectativas más altas: teniendo la tecnología y el compromiso social como terreno común”.

En suma, las instituciones educativas tienen ante sí la tarea de identificar las tendencias futuras para poder preparar a los estudiantes para los empleos emergentes o aquellos que ni siquiera han sido inventados todavía.

Nacional Monte de Piedad es otra institución que realiza acciones sociales para impulsar la educación, por ejemplo, para reviertir los efectos negativos de la deserción en distintos niveles del sistema educativo mexicano.

Lo ha hecho, entre otras instancias, de la mano de Fundación Azteca -de Grupo Salinas- a través del programa educativo: “Generación Becas Bicentenario”, que en fecha reciente celebró la graduación de unos 183 alumnos de diferentes edades que en 2010 se hicieron beneficiarios de este estímulo.

Con este tipo de acciones, las marcas ofrecen la posibilidad de desarrollar acciones en beneficio de la comunidad y su entorno, y al mismo tiempo, potencian su presencia frente a las audiencias y los consumidores.