CFAH

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Regreso a clases sin N95: SakCu la marca de cubrebocas de nanocapas que inactiva el virus SARS-CoV-2

El 30 de agosto millones de estudiantes mexicanos regresaran a clases. La SEP recomendó no utilizar cubrebocas con válvulas de respiración o el N95. Lo que si recomienda son los cubrebocas de algodón, oportunamente la UNAM presentó el cubrebocas de la marca SakCu, el cual está hecho de nanocapas e inactiva el virus SARS-CoV-2

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
cubrebocas para niños
  • El 30 de agosto millones de estudiantes mexicanos tendrán la opción de regresar a clases, pero con medidas sanitarias 
  • La SEP recomendó no utilizar cubrebocas con válvulas de respiración o N95. Lo que si recomienda son los cubrebocas de algodón 
  • Haciendo un recuento de datos, es difícil que las ventas del cubrebocas N95, específicamente de la marca 3M, se vean afectadas
  • Una opción eficiente para cuidar la salud de los estudiantes a corto plazo es el cubrebocas de la marca SakCu de la UNAM, el cual es de algodón y está formado de nanocapas en su interior e inactiva el virus SARS-CoV-2

 

La Secretaria de Educación Pública (SEP) anunció que el 30 de agosto millones de estudiantes mexicanos tendrán la opción de un regreso a clases de manera presencial para dar inicio al ciclo escolar 2021-2022, y en todos los planteles públicos y privados se deberán seguir medidas sanitarias para evitar contagios de COVID-19. De acuerdo con la “Guía para el regreso responsable y ordenado a las escuelas”, los estudiantes no podrán utilizar cubrebocas con válvulas de respiración o ventilación y tampoco se debe utilizar la mascarilla N95, ya que su uso está reservado para el sector salud. No recomiendan algún tipo de cubrebocas comercial en especial, lo que si recomiendan es hacer uno casero con tela de algodón de 25.5 cm x 15.5 cm con el fin de generar un ahorro económico y ayudar al ambiente, ¿que pasará con las ventas de los N95?,¿hay otras opciones de cubrebocas de algodón para evitar el contagio?

El uso del cubrebocas ha evolucionado el mundo y como nos relacionamos en el. Es bien sabido que cuando se usa una mascarilla, la persona que lo porta se esta cuidando y también protege a los demás. La decisión de la SEP de recomendar el uso de mascarillas de tela, se encuentra sustentado en el Science Brief: Community Use of Cloth Masks to Control the Spread of SARS-CoV-2 , este informa que las máscaras de tela multicapa bloquean la liberación de partículas grandes (20-30 micrones y más grandes) respiratorias exhaladas al medio ambiente, y pueden bloquear la exhalación de finas gotas y partículas (menores de 10 micrones). Es decir, las máscaras de tela funcionan a la par de las quirúrgicas. Así que por esa recomendación de la SEP, no debes preocuparte si eres padre o hermano de un estudiante. 

 

Los cubrebocas N95 de la marca 3M,  la evolución de sus costos y ventas en el país

Los N95 no se recomendaron para los estudiantes en su regreso a clases porque “son de uso reservado para el sector salud”. Pero, de acuerdo con la clasificación del Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH, National Institute of Occupational Safety and Health), el cubrebocas N95 brinda una efectividad superior al 95 por ciento para evitar que el usuario inhale partículas que pueden aportar el virus y, datos publicados el 11 de agosto de 2020 en JAMA Internal Medicine, demuestran que estos cubrebocas esterilizados, reutilizados o caducos conservan su eficacia. 

Cuando se confirmó la pandemia en México, la demanda de los cubrebocas aumentó y los precios en un principio se dispararon. En Amazon podías encontrar el artículo de la Marca estadounidense 3M: un paquete con 10 unidades podía llegar a costarte 5 mil 400 pesos y un paquete de tapabocas de la misma marca con 20 unidades te podía costar hasta 4 mil pesos.

Poniendo el foco a la marca 3M, datos de Statista informan que, con el fin de satisfacer la demanda mundial de máscaras N95 apresuraron su producción y tan solo en 2020 ascendió a aproximadamente dos mil millones de unidades en todo el mundo, comparado con la producción de 2019 se triplicó (y un poco más), esto dio como resultado que su facturación creciera a 8,600 millones de dólares y su ganancia se elevó a un 43 por ciento. Para 2021, aumentó 0.5 millones. 

Asimismo, Statista afirma que el valor del mercado de las mascarillas en 2019 ascendió a más de 802 millones de dólares estadounidenses y en una proyección hacia 2027, se prevé que este valor aumente en más del doble, es decir, a casi 1,90 mil millones de dólares. 

Hoy, si decides buscar en Amazon, puedes encontrar paquetes de máscaras 3M de 5 piezas en 750 pesos, los precios siguen siendo elevados pero ya no sobrepasan los miles. Igualmente, hay mascarillas en paquetes de 50 de uso diario en un precio de 540 pesos, una gran diferencia. 

 

SakCu, la nueva marca de cubrebocas hecho con nanocapas

Esta no solo es una opción eficiente para evitar el contagio, sino que es una nueva máscara capaz de inactivar el virus SARS-CoV-2, sí como lo leíste. El día de hoy, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) anunció la creación de un nuevo cubrebocas antimicrobiano, se trata del material registrado bajo la marca de SakCu. 

En colaboración con el Hospital Juárez de México -hospital COVID-19 que realizó pruebas en casos positivos–, el equipo del Instituto de Investigaciones en Materiales de la UNAM demostró que la nanocapa de plata y cobre inactiva al virus que ocasiona la COVID-19. El nuevo cubrebocas está hecho de tres capas: la interna y externa son de algodón y, la intermedia está formada de nanocapas de plata-cobre depositadas en un polipropileno, las propiedades de los metales son antivirales, antibacteriales e incluso antifúngicas. 

También, en colaboración con el Instituto Nacional de Rehabilitación (INR) se realizaron pruebas de citotoxicidad para comprobar que el deposito de plata-cobre no afectaría a la persona cuando tenga contacto con su piel, no hubo ningún efecto y tampoco hay riesgo con la humedad. 

El cubrebocas de la marca SakCu tiene un significado maya y químico, a saber: Sak es plata en maya y Cu es el elemento químico del cobre. Es de telas naturales y reusable con el propósito de  abatir el problema ambiental causado por las mascarillas y, podrá lavarse hasta 10 veces sin perder sus propiedades. Su eficiencia de filtrado es de 50 por ciento en partículas pequeñas, y entre 80 y 90 por ciento para partículas de 2.5 micras. 

Para su fabricación, la UNAM cree que es posible generar de manera continua 20 metros de nanocapas de plata-cobre y con esto, se podrían producir al menos 200 cubrebocas al día. Los primeros usuarios de este nuevo producto han sido la líder del Insituto de Investigaciones Materiales, Sandra Rodil y su equipo. Sin embargo, la UNAM afirma que pronto el producto se encontrara en su tienda oficial. 

A forma de conclusión, para muchas personas podría parecer un desatino que la SEP no permita el uso de cubrebocas médicos en el regreso a las aulas, previsto para el 30 de agosto; sin embargo, esta sustentado por estudios médicos que afirman que el uso de cubrebocas de tela es eficiente para evitar la propagación del virus que ocasiona la COVID-19. Es evidente que la producción de los N95 no se verá afectada por estas medidas del gobierno mexicano, y la marca 3M lo demuestra, porque su producción mundial esta proyectada a un crecimiento exorbitante al igual que su valor en el mercado. 

Por otro lado, la tecnología y la investigación se están innovando y transformando con gran rapidez para seguir implementando medidas para nuestro cuidado en la presente y futura pandemia, ¿quién diría que al día de hoy tendríamos próximamente la posibilidad de tener un cubrebocas hecho con nanocapas de plata y cobre? Esta puede ser una gran posibilidad para los millones de estudiantes que regresan a clases, pues estará hecho de algodón como la SEP recomienda, es un atino que el día de hoy la UNAM hiciera publica la noticia de una máscara que inactiva el virus del SARS-CoV-2 –a un día de la publicación de los lineamientos del regreso a clases–. Lo que falta por esperar es la producción, la confirmación de la venta oficial y los precios de la nueva marca de máscaras SakCu. La verdad, sería muy interesante que empresas grandes decidieran asociarse en la producción de estas máscaras para su rápida distribución.

 

Ver más: 

Otros artículos exclusivos para suscriptores