Redes sociales, ¿reinas en la construcción de la democracia?

[g1_row]

[g1_1of1]

La irrupción de las redes sociales significó movimientos transcendentales no sólo en el sector de la comunicación. En la actualidad, la política es quizá uno de los segmentos que está frente a una revolución sin igual en sus modelos y estructuras convencionales.

El uso de plataformas como Twitter y Facebook dentro de la política no es nada nuevo. Casos como la elección y reelección de Barack Obama dan cuenta de la importancia que estos canales adquirieron -casi desde su nacimiento- en la formación de una nueva ola de marketing político.

[/g1_1of1]

[/g1_row]

[g1_row]

[g1_3of5]

De acuerdo con estimaciones de Pew Research Center, en 2012 uno de los grandes aciertos de la estrategia de Barack Obama fue una sólida estrategia digital que impulso un discurso de campaña incluyente; esto le permitió ganar el 60 por ciento del voto joven, cifra visiblemente superior al 36 por ciento concentrado por Mitt Romney.

Un estudio publicado por TechCrunch refiere que en aquel momento, Facebook fue capaz de aumentar el número de votantes en 340 mil votos, lo cual toma relevancia si se considera que hace cuatro años el 34 por ciento de los estadounidenses que tenían entre 18 a 24 años, aseguraba que lo que apareciera en los medios sociales influiría en sus decisiones de voto, sólo por detrás de los debates políticos televisados.

Durante los años, la tendencia se hizo más fuerte y extensiva. La influencia de estas plataformas hoy no está acotada a un grupo de edad joven. Usuarios de un espectro más amplio de edad utiliza estos canales como vía para construir criterios sobre sus gobernantes y sus políticas públicas.

Al respecto, es pertinente mencionar algunos números que dieron juego a las redes sociales dentro del último proceso electoral de la Unión Americana.

Estimaciones de Pew Research Center indicaron que el 44 por ciento de los adultos en Estados Unidos aseguraron que durante las últimas elecciones presidenciales recibieron información sobre las campañas políticas a través de redes sociales, con lo que un 24 por ciento afirmó que habría visitado los perfiles de Twitter y Facebook de Donald Trump así como de Hillary Clinton para acceder a contenido que le permita tomar una mejor decisión al momento de emitir su voto.

[/g1_3of5]

[g1_1of3]

Principales recurso de distribución en content marketing

 

Dartos mundiales publicados por Outbrain

[g1_progress_circle value=”83%” size=”m” style=”simple”]

Redes sociales

[/g1_progress_circle]

[g1_progress_circle value=”78%” size=”m” style=”simple”]

E-mail

[/g1_progress_circle]

[g1_progress_circle value=”67%” size=”m” style=”simple”]

Sitios web de terceros

[/g1_progress_circle]

[/g1_1of3]

[/g1_row]

[g1_row]

[g1_1of1]

Daniela Valencia, directora de Comunicación de Abella & Valencia, define esta contienda como “un proceso electoral totalmente inmerso en la dinámica de la tecnopolítica, donde el uso estratégico de viejos y nuevos canales de comunicación ha sido considerado en su justa importancia”.

No obstante, el papel de las redes sociales como herramientas útiles en la construcción de la política y democracia está a punto de tomar un papel más importante a nivel mundial. Su rol como medios de comunicación que otorgan a ciudadanos y mandatarios herramientas útiles para establecer un diálogo real y en tiempo real vive una evolución importante que cambiará la manera de hacer política y, por consecuencia, en el desarrollo de acciones de marketing político.

El mejor y más actual ejemplo es lo que ha ocurrido alrededor de Trump y su actuar en diversas redes sociales. Desde su victoria, el presidente electo ha utilizado Twitter como el mejor medio para informar la población, clase empresarial y clase política internacional información que daría forma a su plataforma política que dará inicio el día de mañana.

[/g1_1of1]

[/g1_row]

[g1_row]

[g1_1of1]

[g1_quote author_description_format=”%link%” align=”none” size=”m” style=”simple” template=”02″]

De acuerdo con la Asociación Mexicana de Internet (AMIPCI), la penetración de internet en México alcanza un 59 por ciento, lo que significa un incremento del 15.7 por ciento en referencia con lo registrado durante 2014.

[/g1_quote]

[/g1_1of1]

[/g1_row]

[g1_row]

[g1_1of1]

Lo argumentado por el exempresario ha tenido efectos que no se limitan al entorno comunicacional. La decisión de Ford y la incertidumbre en la industria automotriz dan cuenta de el poder que un tweet puede tener en la toma de decisiones en consecuencia a lo comunicado por un mandatario.

De esta manera, Trump podría convertirse en el primer dirigente en explicar nuevas reformas, leyes o iniciativas a través de un mensaje online de 140 caracteres, antes que mediante notas de presa o medios de comunicación tradicionales. Lo dicho en las redes sociales tendrá consecuencias inmediatas en temas más complejos y determinantes para una economía o una nación.

El fenómeno que crecerá en relevancia y constancia tendrá supondrá vertientes interesantes que deberá ser considerado por el marketing político en los siguientes meses y años.

La trascendencia de las redes sociales en el panorama de la comunicación política obligaría a los estrategas en la materia a entender estos canales como algo más que un simple medio de difusión y amplificación de un mensaje.

La acciones derivadas de lo que se publica o no en espacios como Twitter o Facebook tienen impactos reales y tangibles; hoy se traducen en desiciones y hechos que pueden modificar las dinámicas diversas aristas de gran importancia para construir un buen gobierno. El tema resulta vital para México.

[/g1_1of1]

[/g1_row]

[g1_row]

[g1_2of5]

[g1_quote author_description_format=”%link%” align=”none” size=”m” style=”simple” template=”02″]

Esta audiencia está esperando que el próximo presidente escuche y cree un entorno de conciliación.

[/g1_quote]

[/g1_2of5]

[g1_3of5]

De la misma manera que sucedió en las elecciones de 2008 con Barack Obama, el proceso electoral de este año en Estados Unidos sirve como una referencia para prever lo que podría suceder en el proceso electoral que México vivirá el año siguiente.

Durante la contienda presidencial de 2018, el contexto del país en términos de conectividad será similar a lo que América del Norte vivió en los procesos de 2008 y 2012; Gonzalo Alonso, CEO de ClowderTank, apunta que “vamos a ver por primera vez en México la primera elección presidencial en donde más del 50 por ciento de la población mexicana ya esta conectada a internet y donde la mayoría de esa población tiene espacios en donde forma y se forma opiniones. Sería un error no considerar esto. Esta audiencia está esperando que el próximo presidente escuche y cree un entorno de conciliación”.

[/g1_3of5]

[/g1_row]

[g1_row]

[g1_1of1]

El gran reto será evangelizar a las audiencias con el fin de  alimentar la discusión sana con ideas y propuestas que no se concentren en quejas o injurias a las instituciones de gobierno sin fundamento.

Los políticos y sus acciones de comunicación no estarán más dentro de una burbuja. Los mandatarios estar dispuestos a participar de con mayor transparencia a favor de ser parte de las dinámicas de comunicación con menos reservar respaldados por acciones coherentes y claras que den forma a mejores prácticas al respecto.

[/g1_1of1]

[/g1_row]