Lejos de cambiar de empleo, la exigencia actual de los trabajadores en México es obtener de sus puestos de trabajos actuales que les garanticen una mejor calidad y nivel de vida.

Un estudio realizado por OCCMundial indica, que a diferencia de lo registrado los últimos dos años, la economía se ubica como el principal aspecto (76 por ciento) que los profesionistas desean que mejore durante este año; el rubro supera el deseo de mejora en el empleo (72 por ciento) así como la optimización de la seguridad en el país (62 por ciento).

Mejores condiciones de empleo, la demanda

Tener un entorno que les permita desarrollarse y alcanzar mejores condiciones de vida es la preocupación del grueso de la población.

No obstante, la realidad es que el trabajo en este rubro parece estar a miles de años luz en dar resultados tangibles y reales que cumplan con la demanda de los trabajadores.

En una parte importante del territorio nacional, uno de los grandes padecimientos entre los profesionales son las condiciones de trabajo.

Basta con reconocer la cantidad de personas que se ven imposibilitadas para cubrir las necesidades básicas de su familia.

Desde el Observatorio de Trabajo Digno refieren que el 78 por ciento de los trabajadores mexicanos carecen de condiciones laborales dignas.

Esto quiere decir que en México existen cerca de 25.5 millones personas que tienen un empleo y salario, este ingreso no es suficiente para adquirir la canasta básica para su familia.

Más trabajo, menos paga

La idea es reforzada por un reciente reporte entregado por Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, el cuan destaca que casi el 50 por ciento de los empleados en México que trabajan más de 56 horas (8 horas por 7 días) a la semana, están lejos de contar con un salario suficiente (49 por ciento de los mismos), carecen de garantías de seguridad social (44 por ciento) y de un contrato estable (53 por ciento).

Esto quiere decir que aunque las personas decidan laborar más en búsqueda de condiciones que les permitan tener un mejor nivel de vida, las condiciones de sus empleos en realidad entregan pocas garantías al respecto.

Contrario a lo que pueda pensarse, el incremento en los salarios no es la salida esperada por los empleados.

Tener un sueldo más elevado sólo preocupa al 24 por ciento de los empleados, de acuerdo con un estudio firmado por OCCMundial. Rubros como tener mejores oportunidades laborales (53 por ciento), tener más y mejores prestaciones (38 por ciento) y acceder a programas de capacitación para alcanzar mejores opciones de crecimiento (34 por ciento) llevan la delantera.

Esto es coherente con los datos entregados por el Departamento de Investigación de Merca2.0, los cuales indican que los bonos de productividad (36.8 por ciento), contar con un fondo de ahorro (27.5 por ciento) y programas de capacitación (27.4 por ciento) son los beneficios que más valoran los empleados en el país más allá del salario. Un incremento periódico de sueldo, es apenas un deseo para el 25 por ciento de la muestra.

El reto para la industria

Ante las dificultades expresadas por las empresas para encontrar perfiles que cubran sus necesidades, la realidad es que atender con puntualidad los fenómenos mencionados se ubica como pieza crucial para mantener la rentabilidad del negocio.

Modelos de crecimiento internos, jornadas laborales adecuadas y la fijación de metas claras para cada área es fundamental para dar respuesta.

Aunque jornadas largas mal pagadas es una tendencia especialmente visible en la parte baja de la pirámide de producción, la realidad es que ante la exigencia de hacer más con menos el problema comienza a subir escalafones y es probable que al mediano y largo plazo, las empresas padezcan de una escasez de liderazgo ante la constante búsqueda de los colaboradores por una vida más digna.

Recibe las gráficas del día con las noticias más importantes de mercadotecnia.