Este mercado comprende toda la música que se distribuye al usuario final a través de Internet. Incluye dos segmentos: pago de descargas digitales de una sola canción o álbumes/compilaciones y servicios de streaming, ya sea por suscripción o por anuncios.