Internet se ha convertido en una arena de competencia con gran relevancia en la contienda electoral, fenómeno que hace de los bots un problema constante que crece a pasos agigantados.

De acuerdo con la Asociación de Internet.mx, que para 6 de cada 10 mexicanos las nuevas tecnologías y herramientas derivadas de internet los acerca a los procesos democráticos en México.

De igual manera, una encuesta realizada por el Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública (CESOP) de la Cámara de Diputados reveló que los ciudadanos mexicanos están de acuerdo en que el gobierno a través de redes sociales proporcione información sobre acontecimientos relevantes (81.1 por ciento); recopile opiniones y peticiones ciudadanas (81 por ciento); promueva su imagen (50.4 por ciento); o brinde información de transparencia (87.7 por ciento).

No obstante, durante 2017, el estudio “Troops, Trolls and Troublemakers: A Global Inventory of Organized Social Media Manipulation”, realizado por la Universidad de Oxford, advertía que el Gobierno de México formaba parte de una lista de 28 países que utilizaban cotidianamente los servicios de lo que llamaron “soldados cibernéticos”.

El hallazgo plantea un problema importante de cara a un proceso electoral que se ha denominado como el de mayor articulación digital en la historia.

Ejemplos como el de Estados Unidos han demostrado el poder que tienen plataformas digitales como las redes sociales para influir en el voto situación que sumada a la proliferación de bots fue inspiración para que una serie de organizaciones civiles desarrollaran Atrapabot, aplicación que permite a los mexicanos saber la probabilidad que tiene una cuenta de ser un bot.

6 de cada 10 mexicanos las nuevas tecnologías y herramientas derivadas de internet los acerca a los procesos democráticos en México.

El desarrollo fue realizado en principio por el Instituto de Tecnología y Sociedad de Río de Janeiro (ITS Rio) y un API (Interfaz de Programación de Aplicaciones, por sus siglas en inglés) de Indiana University Network Science Institute (IUNI) y el Center for Complex Networks and Systems Research (CNetS), mismo que para el mercado mexicano fue adaptado por las asociaciones Enjambre Digital, Open Labs y el Centro de Estudios Sociológicos del Colmex.

La herramienta (disponible en este link) evalúa seis variables para determinar “que tanto de bot” tiene una cuenta para después entregar el porcentaje de “cualidades bot” que posee una cuenta determinada.

Utilizar este tipo de herramientas para optimizar el uso de espacios digitales como medio de información en medio de ña contienda electoral podrán ser de gran utilidad para transparentar el proceso y reducir el riesgo de caer en fake news, tendencia que es un problema mayúsculo cuya solución está solo en manos de las propias audiencias.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299