Un periquito australiano llamado “Chimuelo” protagoniza el que es considerado el primer video viral de 2019. La muerte de esta mascota, el especial funeral planeado por su dueño y un perro travieso que arruina todo de último momento han dado a las redes sociales de qué hablar y como era de esperarse, muchas marcas han encontrado en este material viral una oportunidad para sumarse a la conversación de los usuarios.

El trágico momento en el que un niño chileno despide a su fiel ave ha logrado ser uno de los contenidos más comentados y compartidos de este año, logró que -más allá del trasfondo triste que tiene- no es nada sencillo si consideramos la creciente cantidad de información que se comparte en redes sociales.

El desafío de ser viral

Basta con reconocer que, hasta julio del año pasado, cada minuto se compartían 481 mil tweets en Twitter, eran vistos 4.3 millones de videos en Youtube y eran enviados 18 millones de mensajes de texto en WhatsApp.

Con estas cifras es claro el reto que representa generar contenido que no sólo es visto, sino que también replicado y comentado a tal grado de convertirse en tendencia dentro de la conversación.

Y es que si bien cada vez existen más espacios para distribuir contenidos, conseguir que esta información sea visible y gane la relevancia necesaria para ser viral es mucho más completo.

Estimaciones entregadas por Statista indican que para que un contenido pueda ser considerado como viral debe de ser visto por lo menos 20 millones de personas en menos de 24 horas.

Es importante mencionar que la estadística anterior habla de personas y no cantidad de views, aclaración que da mayor peso a la complejidad de obtener los resultados que, de manera no intencional consiguió “Chimuelo”.

Para las estrategias de comunicación ejecutadas por los anunciantes, lograr que sus contenido obtengan estos niveles de alcance pareciera ser parte de los objetivos de una gran parte de las acciones que se ejecutan en digital, hecho que tiene cierta lógica si consideramos que esto representa ganancias por la exposición en medios orgánica que puede conseguirse.

La oportunidad para las marcas

El peculiar video resultó en un reconocimiento a Renato Barrera, autor del video, quien ha sido parte de las agendas de diversos medios chilenos como Chilevisión Noticias o 24 horas Chile.

De igual manera fue pretexto creativo para muchas marcas, mismas que engancharon su publicidad a la peculiar historia con resultados que -para bien o para mal- generaron conversación con las audiencias.

En este contexto, lo que queda por preguntarse es ¿por qué las marcas deciden tomar una historia local para inspirar sus acciones publicitarias y de comunicación? La respuesta a la pregunta puede resumirse en dos puntos básicos:

Una fuente envidiada: el propio consumidor

Convertir a personas y situaciones comunes en estrellas del dialogo de las marcas ha demostrado ser una efectiva estrategia para mejorar los niveles de reconocimiento, popularidad y relevancia de cualquier firma comercial.

Así lo dejan ver estimaciones como las entregas por Nielsen mismas que revelan que el 92 por ciento de los consumidores confía más en las recomendaciones de amigos, familia y otros usuarios antes que en cualquier otro tipo de publicidad, con lo que se prevé que los contenidos y acciones relacionadas con acciones de mouth marketing generan cinco veces más ventas que la publicidad pagada, según cifras de la American Marketing Association.

El contenido generado por el usuario (user generated content) es una de las estrategias que más lealtad y credibilidad genera entre los consumidores. Esta técnica, en conjunto con las redes sociales y los sitios web, permite delegar en las audiencias cierta responsabilidad de la publicidad de una marca.

Publicidad con humor

Lo que en un primer momento narró un acontecimiento triste, con la intervención de las audiencias  terminó por ser un material que robó una sonrisa a más de uno. Esta es una de las características que muchos videos o contenidos vitales comparten, y la combinación de humor con publicidad para ser ganadora frente a las audiencias actuales.

Un reporte de Statista que estudió la opinión de los consumidores sobre los métodos de comunicación de contenidos de las empresas en Estados Unidos, reveló que el 75 por ciento cree que el humor ayuda a que las empresas sean relacionables.