¿Qué tienen en común Black Mirror, Narcos, Glow y Stranger Things?

Stranger
Imagen: Netflix

Stranger Things tuvo 15.8 millones de espectadores sólo en su primer episodio de la Segunda Temporada en el tercer día de su lanzamiento, de acuerdo con cifras de Nielsen.

Se trata de una de las series con mayor éxito actualmente. En este mismo sentido Black Mirror, Glow  y Narcos. Estas tienen algo en común, todas están ambientadas en las décadas de los 80.

La tercera temporada de Black Mirror presentó San Junípero, ambientado en 1987. Narcos se centró en sus primeras dos temporadas en el ascenso y caída del narcotraficante colombiano Pablo Escobar, lo que significa se inicia a finales de los años 70, cubre todos los años 80 y sus días finales ocurren en 1993.

Stranger Things ha vuelto a poner de moda a los años 80, con todas sus referencias a iconos de esa década y Glow es una serie que mezcla comedia y drama en el marco de una liga femenina de lucha profesional en los años 80.

El marketing de nostalgia es uno de los más confusos para los mercadólogos, ya que está íntimamente relacionado con el neuromarketing, pues apela directamente a las sensaciones de los consumidores.

Es relevante en mercadotecnia, ya que Euromonitor reveló que los consumidores están dispuestos a gastar grandes cantidades de dinero en productos que les ayuden a recrear sentimientos de calidez y seguridad que pudieron haber tenido en tiempos más felices. Esta premisa es especialmente cierta en periodos de incertidumbre política y económica.

Existen características básicas que pueden ayudar al profesional de la mercadotecnia a distinguir el marketing de nostalgia:

  • Cuando se trata de marketing de nostalgia, se generan sensaciones que laten en el interior del consumidor, ya sea sonidos, olores, imágenes, sabores, entre otros sentimientos del pasado aplicados en productos o servicios actuales.
  • Recrea vínculos emocionales con la marca, no los genera, los reaparece; ahí la diferencia con otras estrategias de marketing.