x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

¿Qué tan efectivo será el nuevo etiquetado en México para reducir la obesidad y la diabetes?

Desde que se presentaron las nuevas reglas para el etiquetado de alimentos en el país, han surgido visiones encontradas sobre su utilidad

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
nuevo etiquetado
  • Empresas como Bimbo y Mondelēz se han declarado abiertamente en contra del nuevo etiquetado de alimentos en México

  • Lo anterior, no porque se opongan a la idea de darle más información a los usuarios sobre su consumo, sino porque no son suficientes

  • Muchos clientes además apuntan que algunas de las nuevas regulaciones incluso han significado una mejora a la presentación de las marcas

Ayer inició una pequeña, nueva controversia en torno al controversial etiquetado de alimentos en México. En esta ocasión, algunos consumidores consideraron una burla que para ciertas presentaciones de productos, las marcas concentraran los sellos en una única indicación. Lo anterior, para los inconformes, derrota el propósito de saber qué afectaciones a la salud puede causar cada producto. Y, por lo tanto, lo consideraron un juego sucio de parte de las marcas.

No es la primera vez que sucede un caso similar en torno al etiquetado de alimentos. Desde que se dio a conocer, un sinfín de marcas y expertos han dado visiones encontradas sobre el efecto real que puede tener en la nutrición del país, su objetivo principal. Considerando todas estas cuestiones, surge una pregunta importante: ¿Realmente servirá para reducir la incidencia de la obesidad o la diabetes en México? ¿O será solo una iniciativa que fallará rotundamente?

Los argumentos a favor del etiquetado de alimentos

Hay varios estudios que defienden que estas iniciativas sí tienen un efecto contundente en cómo los consumidores perciben los productos. Un estudio liderado por la Universidad de Brescia, en Italia, confirmó que el etiquetado claro de alimentos ayuda a la gente a identificar qué alimentos son más saludables que otros. En general, esta distinción también tiene un efecto trascendental en la forma en la que se percibe la calidad general del bien en cuestión.

Según Stat, también parecen ayudar a que los consumidores tomen orgánicamente mejores decisiones de nutrición. El uso de un etiquetado claro parece estar ligado de forma directa a una reducción del 6.6 por ciento en el consumo de calorías. Para las grasas, la baja es de más del 10.6 por ciento. Por otro lado, la ingesta de vegetales y opciones más nutritivas subió en un 13.5 por ciento. En general, bajó en un 13 por ciento la toma de decisiones no-saludables.


Notas relacionadas


Por qué el nuevo etiquetado de alimentos fallará

Al mismo tiempo, hay varias pruebas convincentes de que este tipo de proyectos no son de gran ayuda. Según Politico, el etiquetado de alimentos tiende a confundir a los consumidores. Incluso con versiones simplificadas, como la que ahora existe en México, se intenta condensar el problema de la desnutrición a una única decisión de compra. Lo anterior causa una cierta frustración entre el público general, que puede simplemente ignorar todas estas advertencias.

Forbes, por su lado, apunta que el etiquetado de alimentos está mal concebido desde un inicio. Los resultados apuntan que las decisiones de compra a opciones más saludables solo son ligeramente más claras en los productos de élite, mucho más costosos. Sin embargo, no parece generar ningún cambio entre los consumidores de menor poder adquisitivo, como la clase baja o los adolescentes. Esto, porque opciones más saludables suelen ser más caras.

¿Cuál es entonces el veredicto?

No hay duda que el etiquetado de alimentos funciona en al menos cierto nivel. De inicio, ayuda a meter una presión evidente y social a las mismas marcas para que mejoren la calidad de sus productos en el aspecto nutricional. Además, cumple con el principio básico de informar a la población sobre el tipo de bienes que están comprando y agregando a su carrito. En este sentido, no sería justo decir que estas iniciativas no tendrán un golpe en diabetes u obesidad.

Por otro lado, también es evidente que no es suficiente. No basta con dejarle una explosión de información al consumidor y esperar que tome la decisión correcta. Es importante completar la iniciativa del etiquetado de alimentos con mayor educación sobre nutrición. No solo eso, sino que también hay que incrementar la disponibilidad y precio de las opciones más saludables. De lo contrario, no habrá realmente un cambio radical con este tipo de iniciativas en el futuro.

Otros artículos exclusivos para suscriptores