Días atrás, el fundador y CEO de Facebook, Mark Zuckerberg se enfrentó a legisladores estadounidense, quienes intentaron cuestionarlo sobre las fallas de la compañía en torno al caso Cambridge Analytica.

Semanas atrás estalló el escándalo más grande en la historia de Facebook. La red social quedó en evidencia cuando se comprobó que la consultora Cambridge Analytica obtuvo datos de cerca de 87 millones de cuentas para crear estrategias políticas y tener influencia en la opinión pública, especialmente durante las elecciones de 2016 en Estados Unidos.

La supuesta intervención del gobierno de Rusia en Facebook pasó en alerta a los políticos estadounidenses y estos invitaron a Mark Zuckerberg a comparecer, sin estar bajo juramento. Los senadores y representantes no pudieron “quebrar” al joven magnate quien salió ganador ante las críticas, en su mayoría, poco informadas.

El futuro de Facebook seguramente tendrá cambios. De hecho, a partir del 25 de mayo, en la Unión Europea entrará en vigor una nueva ley que busca proteger los datos de los ciudadano y exige mayor claridad en la actuación de compañías como Facebook y Google.

En la Unión Americana se habla de una posible regulación para que no vuelva a ocurrir algo como el fisco de Cambridge Analytica pero la incompetencia que mostraron los políticos al cuestionar Zuckerberg hace verlo como algo poco viable.