¿Qué hemos aprendido de Internet?

Por Luis Miguel Martínez
Correo: [email protected]
Twitter: @lmuia

La variedad de respuestas sobre lo que hemos aprendido de la Internet que llega rápidamente a nuestra mente incluyen “todo”, “muchas cosas” y “todo lo que está ahí”. Sin duda, mucho del conocimiento actual está en las páginas de los sitios como la Wikipedia o en los foros de discusión. Pero considero que la gran enseñanza de Internet son los métodos de organización y de trabajo en red.

La idea de trabajo en colaboración y en red, por si misma es una de las grandes aportaciones de Internet. A diferencia de una estructura jerárquica donde una cabeza tiene n subordinados y estos a su vez tiene subordinados. La red se forma de individuos que están relacionados por vínculos y la relevancia de cada uno se basa en el número de conexiones o vínculos y lo que se comparte a través de ellos. En el mundo de los negocios, cuesta trabajo visualizar como podría funcionar este modelo. Así, en red el jefe deja su papel jerárquico y se convierte en un nodo más de la red donde puede facilitar que el resto de los nodos genere información a través de los flujos de trabajo. Sin duda es difícil imaginar un negocio donde no hay un jefe a quien rendir cuentas, sino que uno trabaje para mantener y mejorar el trabajo.

Otra forma de trabajo que hemos adoptado de Internet y sus formas, es el llamado “multi-stakeholderism” o ¿ ? /* Pues no tenemos una traducción apropiada en español. Translate de Google, sugiere que la traducción es “múltiples partes interesadas”, pero el concepto tiene que ver los intereses de las partes y ellas mismas */. Estos grupos de personas son aquellos que son fundamentales para que la organización exista. En el entorno empresarial, pueden ser internos /* desde el dueño hasta el empleado con menos responsabilidades */ o externos que son todas las personas atendidas por la empresa directa o indirectamente. La propuesta clave de este concepto es que el negocio crece o adquiere valor conforme se satisface a estos grupos o individuos.

A este trabajo en red y el multi-stakeholder (MSH) debemos agregar las ideas del trabajo en colaboración. En esta forma de trabajo, hay grupos de empleados en las empresas que comparten objetivos y trabajan para lograrlos con eficacia y eficiencia. Asi, la colaboración puede se da internamente en la empresa con la formación de grupos de trabajo que holísticamente logran más de lo que un individuo por si sólo puede hacer. Externamente, la colaboración se logra en las asociaciones, “joint ventures” o sociedades con otras empresas.

Internet se logró en gran medida por la aplicación de los principios de los tres conceptos que se comentan arriba. Y su organización resultó de grupos que trabajaban de esa forma en la academia /* pese al origen militar de Internet */. Hoy en día las organizaciones están aprendiendo nuevas formas de trabajo de Internet y los grupos que la mantienen operando. Hace poco en la Universidad Iberoamericana se realizó el primer EduCamp de Latinoamérica ( HYPERLINK “http://barcamp.org/w/page/31730786/EduCampMexico2010” http://barcamp.org/w/page/31730786/EduCampMexico2010) . Esta forma de trabajo se logra a partir de un espacio libre donde se intercambia información acerca de un tema. Se lleva a cabo a través de una serie de “desconferencias” de aproximadamente 20 minutos, las cuales son abiertas y participativas, y donde los asistentes no sólo vienen a escuchar, sino que también pueden aportar al desarrollo del tema abordado. En este espacio no existe una agenda establecida, las ideas y el aporte de todos son válidos, porque precisamente la modalidad Barcamp de la cual deriva el Educamp, es de todos. De esta forma, se logra que los especialistas compartan su trabajo y se produzca conocimiento de forma acelerada. Incluso el trabajo en forma de seminario, parece estar fuera de las formas de trabajo en las organizaciones modernas. A partir de algunas exploraciones sobre organización en red, el multistakeholderism y la colaboración, encontramos nuevas formas para trabajar que concilian intereses y traen eficiencia a la empresa. Desafortunadamente, aún existen personas que se aprovechan de aquellos que libremente comparten el conocimiento y sin escrúpulos ni reconocimiento lo toman y lo publican como propio. Esto es parte del mismo aprendizaje de las nuevas formas de trabajo, que sin duda es lo que mejor hemos obtenido de Internet.

Vale la pena seguir el caso de los Wikileaks que nos muestra como también sin regulación, estas formas de trabajo pueden ser tóxicas cuando polarizan lo que tocan.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299