¿Qué esperan realmente los jóvenes de las marcas?

jóvenes en reunión de trabajo
jóvenes en reunión de trabajo

Entender a las generaciones más noveles no es tarea fácil en la actualidad. Sus gustos han variado como consecuencia de la realidad que les ha tocado vivir y por ello la necesidad de conocerles más a fondo frente a las marcas e influencers está más vigente que nunca.

Una muestra de ello es el estudio “Marcas e influencers: lo que les mola a los jóvenes en España” que ha llevado a cabo la agencia La Despensa de forma conjunta con la agencia de investigación cualitativa Quid y cuyos resultados son de gran utilidad para aquellas marcas cuyo público se ubica en ese grupo etario.

Entre los hallazgos sobre lo que más gusta a los jóvenes españoles se encuentra el que un 71 por ciento es importante ser original, único, diferenciarse de los demás y no tener que seguir patrones impuestos.

El aspecto socioeconómico donde la precariedad es prácticamente la norma, ha llevado a los integrantes de la Generación Z y los millennials a ubicar sus preferencias del lado de las opciones low cost como lo evidencia un 66 por ciento que se muestra complacido cuando consigue una buena oferta especialmente en las tiendas de segunda mano.

Destaca el tema del bajo coste se vive como una forma de tener autonomía y libertad, con énfasis en sectores como el turismo, los productos de gran distribución y en cuanto a las marcas de alimentación y bebidas.

Quieren tener identidad propia

Las nuevas generaciones de españoles buscan distinguirse y para ello, uno de los aspectos que destacan (72 por ciento) es el gusto por aprender alguna destreza o afición a través de los videos tutoriales, además han establecido un código de comunicación propio en el que destaca el humor y el uso de lenguaje digital a través de los GIFS, memes, emojis y videos

Parte de lograr ser ‘originales’ está también ligada a la personalización de todo aquello que lo permite, pues les ayuda a tener la sensación de un mayor control sobre sus vidas así como la posibilidad de mostrar su individualidad, como refleja el hecho de que también a un 72 por ciento les gusta personalizar su ropa bajo el famoso concepto de ‘hazlo tu mismo’.

No temen mostrar sus sentimientos

Estas generaciones no temen expresar lo que sienten y por ello gustan de la espontaneidad y la naturalidad al tiempo que pueden incluso dar valor a estéticas que a priori se consideraban feas o kitsch, aunque en usualmente (y por muy contradictorio que parezca) se hace con intención de mostrarse ‘originales’ para conseguir la aprobación de los demás.

Las nuevas tecnologías

Cuando se habla de millennials y Generación Z, es fácil constatar que sus integrantes están más que inmersos en las nuevas tecnologías y formas de comunicación, por lo que no extraña a nadie que las redes y plataformas más usadas sean Whatsapp, Instagram y YouTube.

Cómo se definen

Ambos grupo etarios también se caracterizan por ideas compartidas como la de no parecer turistas cuando viajan (52 por ciento Gen. Z y 71 por ciento los millennials), el uso y disfrute de los memes (74 por ciento Gen. Z y 64 por ciento los millennials), así como en el “fusionar cosas totalmente opuestas” (compartido por un 54 por ciento en Gen. Z y un 74 por ciento por los millennials).

En el caso de el grupo de 22 a 29 años catalogado como millennials, según esta investigación podrían definirse como jóvenes soñadores pero que también son luchadores. Su vida se ha visto afectada por la crisis económica en momentos críticos para el establecimiento de sus metas personales y deben aun luchar contra los mensajes de pesimismo que aun se mantienen. Sus expectativas laborales y de calidad de vida las perciben como más frustrantes.

Para los más jóvenes de estos dos grupos, cuando se trata de definir a los integrantes de la Generación Z, que cuentan con entre 14 y 21 años de edad, su realidad es la de adolescentes que han nacido en plena crisis por lo que no conocen otra realidad cuando se trata del pesimismo vivido en el ambiente y por ello su actitud ante la vida es más pragmática así como sus expectativas.