¿Qué es la economía del engagement y por qué es importante para los mercadólogos?

Engagement
Imagen: Bigstock

Después de que una marca logra colocar su producto en el mercado, gracias a una correcta campaña de difusión, ahora corresponde lograr un mayor alcance y convertir clientes potenciales en consumidores, no obstante, algunos usuarios perciben como un exceso el bombardeo de publicidad programática.

De acuerdo con Marketing inside, los cibernautas son bombardeados diariamente con campañas de marketing digital que buscan conseguir que el usuario consuma o gaste, no obstante, éstos buscan una historia de valor, historias para leer y compartir, no solo anuncios publicitarios, lo cual se conoce como “economía del engagement”, cuando las marcas piensan en un 82 por ciento que sus campañas son exitosas por lanzar sus anuncios de forma programática, mientras que la mayoría de los consumidores no están de acuerdo.

Pese al éxito de las redes sociales, las cuales tienen en conjunto más de 3 mil millones de usuarios en el mundo, aunado a los testimonios de clientes, estudios de campo, diseño de promociones y campañas de street marketing, las marcas suelen saturar a sus clientes potenciales con anuncios de forma desesperada, confundiendo el valor con el volumen para lograr sus objetivos, lo cual genera un “círculo vicioso”.

Según el análisis, las marcas deben dejar a un lado la retroalimentación negativa que se basa solo en promoción, ya que la labor correcta debe ser escuchar a sus clientes, aprender de las percepciones de lo que está funcionando y resonando, de tal modo que puedan generar nuevos patrones de engagement, es decir, las empresas que definen su propósito y activan la pasión de sus empleados entregan mayores ganancias.

Es por ello que las empresas se están centrando en las historias de marca como potentes impulsores del valor emocional que se traduzca en un impacto que se pueda medir de forma objetiva. Entre sus ingredientes para un éxito narrativo están los que deben comenzar con hacer de sus clientes el héroe de las historias que cuentan, no hablando de un producto de alguien relacionado a una firma.

Asimismo, las marcas deben definir las preguntas que sus clientes están pidiendo, ya que será entonces la línea con las respuestas que sus propios empleados podrán proporcionar. Después de eso, la compañía deberá compartir los más ampliamente posible, o incluso podrá ayudar a sus clientes con soluciones a su vida cotidiana, de tal forma que ellos generen engagement.