De acuerdo con las autoridades de salud, México está por salir de la etapa crítica de la epidemia por COVID-19 en temas de salud. No obstante, parece que entra a un momento decisivo en temas económicos en donde el desempleo es una de las grandes preocupaciones.

Y es que en poco más de dos meses de confinamiento, la cantidad de empleos perdidos en el país se cuentan en millones lo que de manera lógica tendrá un impacto importante en el desarrollo de la economía nacional.

El desempleo en cifras

Un reciente reporte firmado por Fitch Ratings, indica que como consecuencia de las restricciones implementadas para detener el avance de la pandemia, la actividad económica mundial sufrirá una contracción de 1.9 por ciento durante este año, a lo que se sumara la caída del PIB a razón de 20 por ciento cada semana en las naciones que se han visto obligadas a hacer cuarentena.

Con esto en mente, el escenario pinta para que el mundo alcance niveles de desocupación máximos e históricos, con pérdidas que se calculan hasta en 15 por ciento de la fuerza laboral en comparación con lo registrado durante el cuarto trimestre de 2019.

El escenario ya es visible en el mercado mexicano en el que se han perdido miles de puestos de trabajo.

A decir de datos entregados por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) tan sólo en el mes de abril se perdieron 555 mil 247 empleos formales, la mayor cifra desde que hay registros disponibles.

A esta cifra se suman los 198 mil 33 empleos que se habrían dado de baja entre el 13 y el 31 de marzo, con lo que el total de puestos laborales perdidos en las últimas tres quincenas suma 753 mil 280.

Salario solidario: ¿Qué es y que supone?

En linea similar giran las estimaciones entregadas por la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex),organización que proyecta que de seguir este ritmo finales de este año se habrán perdido cerca de un millón 300 mil empleos.

El rápido crecimiento del desempleo en el país es para dicho organismo indicador de que los efectos de la crisis se están “recrudeciendo” por lo que es necesario que se tomen nuevas medidas, debido a que, como puntualizó en un comunicado, “el gobierno de México se ha mantenido indiferente y no ha apoyado a las empresas ni a los trabajadores”.

Con esto en mente, el organismo que representa al sector empresarial en México propuso la implementación del salario solidario para frenar el desempleo, el cual según la propia organización está diseñado para proteger a los trabajadores mexicanos en la economía formal durante tres meses

“La medida es además justa: Por sí solos los trabajadores y los patrones aportan cerca de 7.0 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) por concepto de Impuesto Sobre la Renta (ISR), ante lo cual resulta razonable, que el gobierno federal deje de acumular recursos que aportan quienes participan en la economía formal” afirmó la Copermex.

Esta iniciativa contempla mantener íntegros los sueldos de las personas que gran de entre 1 a 3 salarios mínimos, y para logarlo se demanda que el gobierno aporte el 50 por ciento de los mismos, mientras que la empresa empleadora deberá hacerse cargo de la otra mitad.

Para los empleados que perciban más de esta remuneración, se acordará recibir una proporción menor de su salario.

De tal manera, para mantener el sueldo completo de aquellos que ganan entre 1 y 3 salarios, el gobierno tendría que aportar cerca de 92 mil 777 millones de pesos, cifra que se reduciría a 75 mil 878 millones para aquellos que ganan entre 3 y 10 salarios mínimos, mienta que para quienes ganen más de 10 salarios mínimos la aportación del gobierno propuesta serbia de 24 mil 633 millones de pesos.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299