La industria del influencer marketing valdrá 10 mil millones de dólares para 2020 y será Instagram la plataforma que tendrá el liderazgo, ya que diariamente es revisada por 400 millones de usuarios, según MediaKix.

La relevancia de Instagram se ha acrecentado aún más debido a la problemática de Facebook y Cambridge Analytica, pero entre las mejores plataformas también figura Twitter.

Diversas marcas, anunciantes, influencers, medios y figuras públicas hacen que la plataforma actualmente tenga una posición importante en las estrategias. Durante 2018, Kylie Jenner se convirtió en la mayor influencer de Instagram, con más de 110 millones de seguidores y consiguiendo un millón de dólares por post.

La foto con más likes en la plataforma era en la que sostenía la mano de su bebé y que acumula más de 18 millones de “me gusta” en la red social. Hasta ahora.

Sin embargo, un simple huevo superó toda expectativa en las redes sociales, dejando abajo el récord de la socialité. La cuenta World Record Egg tiene ahora el récord con la imagen con más me gusta en la historia de Instagram en 10 días.

Esto demuestra lo volátil del impacto de los influencers; además, para cada plataforma y marca e incluso producto, para ser más específicos, existe un tipo especial de influencer.

Pese a que suena lógico, algunos estrategas se dejan llevar por el número de seguidores o las tendencias del momento y dejan de lado que el personaje realmente haga match con la marca.

Su estilo de vida y seguidores constituyen un aspecto básico en este sentido. Aquí es donde entra el brand fit, que no es más que seleccionar adecuadamente los elementos que impulsan una marca, que generan relevancia en términos de contenido y que resultan indispensables para el éxito de la estrategia.

Sobre brand fit…

Este, afecta directamente a estrategias de influencer marketing porque si no hay conexión honesta con el influenciador, la inversión de la campaña no servirá de nada.

Para tener un alto grado de brand fit con un influencer, es necesario cuestionarlo sobre la interacción que maneja con sus followers, ya que es básico que aporten puntos de contacto relevantes con la marca, más allá de los posts previos en su feed.

Cuando se logra dejar de lado las simples cifras del número de seguidores, se entiende que las impresiones reales son las que realmente lograrán un enfoque ideal para la campaña, con alcance real en el target que más conviene. Además de otro elemento clave: el engagement.

loading...