Publihistorias: Lelo; placer y diseño

Hubo alguna vez en que los juguetes sexuales no sólo eran mal vistos, si no que eran considerados algo que utilizaban las mentes enfermas y pervertidas.

Hubo alguna vez en que los juguetes sexuales no sólo eran mal vistos, si no que eran considerados algo que utilizaban las mentes enfermas y pervertidas. Con el tiempo y la liberación sexual esas visiones han cambiado y no acercamos a otras épocas de la humanidad donde las libertades sexuales eran aceptadas.

Por eso no resulta extraño, que durante una velada en 2002, tres amigos reunidos en un departamento en Estocolmo, hablando acerca de juguetes sexuales de buen gusto para obsequiar a una mujer de 40 años, terminaran planeando la creación de una empresa dedicada a la producción de juguetes sexuales elegantes, de lujo, de buen gusto y sobre todo con un diseño de vanguardia.

Los tres amigos eran un ingeniero; Filip Sedic, de origen serbio pero nacionalizado sueco y los diseñadores industriales; Carl Magnusson y Eric Kalen. Trabajaban diseñando teléfonos 3G pero se plantearon de pronto a instancias de Sedic el crear este proyecto, partiendo de la base de que esta cuarentona lo tiene todo y el regalo debe ser muy especial. Otros diseñadores habían rechazado la invitación.

Magnusson, Kalen y Sedic decidieron renunciar a sus trabajos formales y dedicarse de tiempo completo al nuevo proyecto que en un principio se llamó Volonté. Frente a vibradores y consoladores que de acuerdo con el trío eran de pésima calidad, sin diseño y que resultarían una verdadera vergüenza como obsequio tanto para el que regalaba como para la que recibía el obsequio, se dieron a la tarea de crear lo que tenían en mente.

Sedic se dedicó a bocetar la batería, el lugar donde debería estar el motor, las pruebas de calidad que debían realizarse del producto y diferentes tipos de empaques para su venta. Mientras Kalen y Magnusson se encargaron de un diseño de vanguardia, atractivo y elegante. Para llevar a cabo su labor presentaron los prototipos a amigas, esposas de amigos y mujeres que conocían, los comentarios funcionaron para mejorar los productos. La empresa cambió de nombre antes de salir a la venta ante una propuesta de Magnusson y se convirtió en Lelo que son las siglas de (Luxury Erotic Lifestyle Objects) los primeros vibradores salieron a la venta en septiembre de 2003. Los dos primeros modelos tenían nombres de mujer Ida y Lily. Volonté se convirtió y es hasta la fecha el blog de la empresa con reportajes y tips, así como una ventana para escritores eróticos.

A partir de 2010 la empresa integró a su catálogo implementos como esposas, antifaces, cuerda para atar y otros elementos similares, en 2011 aparecieron velas y aceites como nuevos productos de Lelo, en 2016 Lelo presentó su línea de condones de lujo llamada Hex y utilizó como embajador de la marca al actor Charlie Sheen. Amber Rose, una popular modelo es la actual embajadora de los productos femeninos de lujo y en Vimeo se pueden ver dos comerciales protagonizados por ella; El primero basado en la multi repetida e interpretada secuencia de la regadera de Psicosis de Alfred Hitchcock, mientras el segundo homenajea a Bajos Instintos y su famosa secuencia del interrogatorio a Sharon Stone. Ambos comerciales tienen además de la sensualidad exagerada un cierto sentido del humor, en especial el primero que hace la referencia a Psicosis.

Los productos de Lelo tienen un diseño elegante para clientes selectos, los productos de Lelo elaborados con oro de 24 kilates, acero inoxidable, presentan la característica conforme a la marca. Esta línea de lujo alcanza precios superiores a los 15,000 dólares.

En 2009 Eric Kalen se separó y formó otra empresa de juguetes sexuales a la que llamó Tickler. Por su parte Sedic ha creado otras dos empresas: En 2009 Sedic fundó una empresa dedicada a productos para el cuidado íntimo de la mujer llamada Intimina y en 2013 fundó Foreo, dedicada a artículos de belleza donde se aplica también tecnología. Foreo es una empresa premiada también por sus diseños. Sedic posee más de 200 patentes de las que han derivado los productos de sus empresas.

A lo largo de su historia Lelo ha recibido 36 premios de diseño.

En la actualidad Lelo, que inició con sólo 10 empleados en Estocolmo, cuenta con más de 600 empleados y oficinas en Australia, Europa, Asia y Estados y es la empresa líder en productos sexuales y de seducción en el mundo.

Recibe las gráficas del día con las noticias más importantes de mercadotecnia.