x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Publihistorias: Balas de Orozuz y chocolate y otros clásicos australianos

En Australia, el orozuz es una golosina popular. La empresa Fyna produce orozuz en diferentes presentaciones entre ellas pequeños cilindros de orozuz recubiertos de chocolate llamados Bullets.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
publicidad

El orozuz o regaliz es un arbusto de origen oriental que se conoce desde tiempos prehistóricos y forma parte de la herbolaria tradicional China, también se conocía en el mediterráneo y norte de África. En la tumba de Tutankamón se encontró orozuz. El orozuz es utilizado para la elaboración de dulces y es popular sobre todo en el norte de Europa. En México nunca ha sido muy apreciado, nuestro gusto por los dulces esta más relacionado con el picante.

La palabra orozuz proviene del árabe araq sush que significa raíz de regaliz, mientras que la palabra regaliz proviene del griego Glykyrriza que significa raíz dulce, al pasar al latín la palabra se transformó en Liquirritia y de ahí al francés como Licorice, nombre con el que se conoce en inglés, en francés debido a la forma de la raíz comenzó ser llamado reglisse, que se convirtió en regaliz en español.

En Australia, el orozuz es una golosina popular. La empresa Fyna produce orozuz en diferentes presentaciones entre ellas pequeños cilindros de orozuz recubiertos de chocolate llamados Bullets.

Fyna fue fundada en Melbourne en 1947 por Arthur y Marjorie Campbell. Podríamos decir que fue Marjorie la fundadora. Ella inició un pequeño negocio casero preparando mermeladas para ganar dinero extra. Pronto la variedad de productos creció al ofrecer paletas de caramelo, algo que representaba un consumo más frecuente y mejores ganancias para los Campbell. Arthur buscó un diferenciador que hiciera que sus paletas sobresalieran y posicionaran en el gusto de los habitantes de Melbourne. Añadió las cubrió con un polvo a base de bicarbonato y ácido málico que le dio un toque efervescente con cierta acidez. Fueron los 12 empleados con los que contaba la empresa en sus inicios, quienes sugirieron a Campbell vender el polvo por separado y así nació Wizz Fizz, el producto emblemático de Fyna.

El nombre Fyna, fue idea de Marjorie quien jugó con la palabra Finer y su pronunciación. Arthur Campbell, fue la parte emprendedora y con visión. Decidió invertir en la promoción en el popular programa de televisión El club de Disney para posicionar Wizz Fizz. Fyna tuvo de 1966 a 1986, la licencia de los personajes clásicos Disney para adornar los sobres de Wizz Fizz. Al expirar los derechos de la licencia, Fyna creó sus propios personajes; una serie de monstruos que se volvieron populares entre los consumidores. Los monstruos fueron reemplazados por unos personajes de niños que los infantes consumidores rechazaron, lo que obligó a la empresa a crear una nueva familia de monstruos que son su actual identificación.

Arthur Campbell adquirió otras empresas dulceras locales para sobresalir. En 1973, Fyna compró Lou Lou Confectionery, con esta adquisición obtuvo el conocimiento para trabajar el chocolate, poco después Fyna se hizo de Riviera Confectionery que vendía unos populares caramelos que simulaban cigarros encendidos llamados Fags, sinónimo de cigarro en inglés, con la llegada de las políticas contra el tabaquismo Fyna cambió el nombre del producto por el Fad Fun Sticks. A principios de la década de los noventa Fyna compró Superior Licorice Co. y con ella las balas de orozuz y chocolate. Fyna no es la única dulcera australiana que vende balas de chocolate y orozuz, dada la competencia Fyna decidió relanzar la sobria imagen de la marca para atraer a los consumidores más jóvenes, con seres fantásticos creados a partir de mezclas entre la fauna australiana y otros animales en las envolturas de las balas. La narrativa fue creada a partir de un personaje aventurero llamado Capitán Arthur y su fiel perro Pip recorriendo un mundo fantástico en globo. Las ilustraciones de los empaques fueron creadas por el ilustrador Craig McGill que diseñó también los billetes de los dólares australianos.

Arthur Campbell murió en 1989. Después de 53 años Fyna continúa siendo un exitoso negocio familiar que es dirigida por las segunda y tercera generaciones de Campbell.

Otros artículos exclusivos para suscriptores