La publicidad política ha encontrado en las redes sociales un espacio clave para dar difusión a los mensajes de políticos, candidatos y partidos. ¿Es esto un problema? 

Hace mucho que las redes sociales dejaron de ser simples espacios para que las personas compartan sus opiniones o contenidos e interactúen con familiares, amigos y conocidos, para transformarse en plataformas publicitarias desde las que existe la posibilidad de llegar a miles de millones de personas y transmitir un mensaje clave de una marca, empresa, institución o persona. 

De hecho, las redes sociales ahora se ven principalmente impulsadas por los ingresos que reciben gracias a las campañas publicitarias que permiten generar a toda clase de anunciantes, por ejemplo, tal como mencionamos hace poco, solo en el tercer trimestre de este año, Facebook se echó a la bolsa 17 mil 838 millones de dólares bajo el concepto de publicidad, mientras que sus ganancias por pagos y otras tarifas apenas representaron 269 millones de dólares, es decir 1.52 por ciento del total de sus ingresos. 

Sin embargo, no solo Facebook recibe grandes sumas de dinero por el uso de su plataforma publicitaria, en general prácticamente todas las redes sociales lo hacen, por ello, según Statista, para este año se estima que el gasto en publicidad en redes sociales ascenderá a 33 mil 729 millones de dólares. 

Como ya mencionamos, toda clase de marcas, instituciones, empresas y personas pueden hacer uso de la publicidad, no obstante, existe un grupo en particular que en los últimos años ha llevado a considerar si esto es una buena práctica, se trata de los políticos…. ¿Debería seguir existiendo la publicidad política? 

Twitter le dice “NO”

Hace apenas unos días, el CEO de Twitter, Jack Dorsey sorprendió a todos anunciando que detendría todas las campañas de publicidad política en su red social a nivel global a partir del próximo 22 de noviembre.

La medida emprendida obedece a lo que ellos consideran como el camino adecuado que se debe seguir con un tema que puede ser tan complejo como el de la política. En su mensaje es posible destacar que desde su perspectiva el alcance de los mensajes políticos debe ser algo que se gane, no algo que se pueda comprar puesto que el pagar quita el poder de decisión de las personas de elegir qué mensajes escuchar o ver y a qué políticos seguir. Desde esa óptica, Twitter considera que si bien la publicidad en internet puede ser una herramienta poderosa para las marcas comerciales, en el ámbito político representa riesgos pues puede ser empleada para influir en los votos que terminan afectando las vidas de millones de personas.

Es así que la decisión de Twitter fue tomada y no solo aplicará para anuncios de candidatos, también lo hará con campañas que tratan de problemas que quieren impulsar los candidatos.

Si bien Twitter tiene manifestada su postura respecto a la publicidad política, no es la única plataforma que está contemplando medidas…

Facebook tiene medidas complejas

Desafortunadamente para Facebook, la publicidad política y la política en general ya le han causado problemas de los cuales siguen experimentando las consecuencias. Como posiblemente recordarás, el año pasado estalló un escándalo con Facebook y la firma Cambridge Analítica por el uso de la información personal de 50 millones de usuarios para la creación de anuncios políticos que se emplearon en las elecciones presidenciales de Estados Unidos en 2016 y que presuntamente influyeron en los resultados. Tras este caso la firma se comprometió a explicar mejor cómo obtiene los datos de los usuarios, brindar más posiblidades de elección, actuar sobre el sesgo de los su algoritmo y crear normas específicas para proteger a los niños. En relación con temas de política, en su más reciente comparecencia ante la Cámara de Representantes de Estados Unidos, donde fue duramente cuestionado por aspectos como la no verificación de publicidad política, Mark Zuckerberg señaló que ahora la plataforma eliminará los mensajes de cualquiera, incluidos los políticos, cuando estos llamen a la violencia o traten de contener la participación de los votantes.

Sin embargo, respecto a la difusión de información falsa señaló que no es responsabilidad de Facebook evitar que “las personas en una elección vean que has mentido”.

Desde la visión del fundador de Facebook, las personas deben ver por sí mismas lo que los políticos hacen y dicen. 

La postura y la situación que vive Facebook es la muestra más clara de lo que puede provocar la publicidad política cuando no está bien regulada o gestionada.

¿Debería entonces implementarse una medida como verificar la información antes que considerar prohibir la publicidad política?

A decir de Todd Belt, director del Programa de Gestión Política en la Escuela de Posgrado de Gestión Política, el verificar la información no es una solución permanente al problema que puede generar, según lo compartió para Forbes, la verificación de datos es incapaz de penetrar nuestra tendencia al sesgo de confirmación, como individuos tenemos la tendencia a no creer en la verificación de los hechos o datos que desacrediten a los políticos que apoyamos…

Además, no es solo a través de los anuncios que los políticos pueden entrar en contacto con los votantes, las redes sociales aportan toda una serie de ventajas para quienes deciden usarlas, con el fin o la intención que tengan. 

En el caso de la política, es innegable que ahora son un un elemento básico. Tal como lo destaca la firma ThoughtCo., estas permiten a los agentes políticos tener un contacto directo con los votantes, transmitir los mensajes de forma directa, es decir sin la necesidad de campañas pagadas en otros medios. También los habilitan para ajustar mensajes para las audiencias en específico, sirven como instrumento para la recaudación de fondos para las campañas, para la recolección de retroalimentación y para medir la opinión pública.

Sin embargo, también tienen aspectos negativos, ademas de dejar expuestos a los políticos a que publiquen mensajes sin filtrar por parte de sus equipos de relaciones públicas, según nuevamente Forbes, pueden ser un instrumento que está impulsando la división política. En el caso de Estados Unidos si es considerado de esa forma el mundo de las redes sociales, particularmente porque las redes sociales no han hecho lo suficiente por detener las noticias falsas y la desinformación. Tal como lo señala el medio, individuos, grupos e incluso gobiernos extranjeros pueden propagar ideas e información incluso cuando estas no están bien fundamentadas.

De acuerdo con una encuesta de CivilScience, en regiones como Norteamérica, un 71 por ciento de las personas quieren que las plataformas de redes sociales verifiquen los anuncios al tiempo que un 73 por ciento más está de acuerdo en que estos sean prohibidos en las redes sociales.

¿Crees que acabar con la publicidad política en redes sociales sería la solución más efectiva a los problemas que puede provocar?

loading...