Publicidad móvil, la opción que más fastidia al target joven

Small Chalkboard with Mobile Advertising. Mobile Advertising - Text on Small Chalkboard.3d Rendering.

Retener la atención del público joven siempre es un desafío para cualquier empresa, pues se encuentran en una etapa de cambios, por esta razón su parecer tiende a ser muy variable casi todo el tiempo; de lo que si están muy seguros es que como a todas las personas de cualquier edad los anuncios en el ámbito digital siempre resultan muy molestos, al grado de tener que utilizar un software especial para bloquear los anuncios.

Información de Nielsen reveló que el 65 por ciento de los usuarios en la red indica que los anuncios son molestos e intrusivos, del que el 6 por ciento de señala que está en desacuerdo con esta practica y por el contrario el 34 por ciento los acepta. El boqueo de la publicidad es un tipo de daño colateral para que su experiencia digital no se vea interrumpida por publicidad molesta.

Se trata de una especie de daño colateral, porque los usuarios, al bloquear anuncios, simplemente quieren mejorar su experiencia online, y que esta no sea interrumpida por molestos anuncios (además de conseguir cargar las webs más rápido en el móvil o disminuir el gasto de datos). Es decir, ningún consumidor pretende hundir a los medios de los que disfruta gratuitamente, pero es que en muchos casos, los consumidores ni siquiera son conscientes de que el uso de bloqueadores les afecta.

Especialmente los millennials consideran que no hay nada más molesto que los anuncios en el móvil, lo que probablemente explique que el uso de bloqueadores crezca mucho más rápidamente en este dispositivo.

Por otra parte, la tolerancia es mucho mayor hacia la publicidad más tradicional y sólo el 9 por ciento considera molestos los anuncios de televisión frente a un 22 por ciento de los mayores de 60 años que sí los consideran molestos.

En conclusión, los consumidores consideran los anuncios pop-up hasta cuatro veces más molestos que los de televisión, aunque la publicidad que genera menos rechazo es la de revistas y periódicos, o la de redes sociales como Twitter.