Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Promociones: Marcas y marcadores

El panorama del fútbol en México y las consecuencias establecidas en el fútbol mundial hacia las grandes competencias.

Compartir:

EL PLAN B

Por: Francisco San José

Los recientes descalabros de diversas selecciones nacionales han puesto sobre la mesa las preocupaciones que existen sobre uno de los activos más importantes (o quizás el mayor de todos) con los que cuenta nuestro balompié.

Las eliminaciones del equipo sub-20, impedido de clasificar a su respectiva Copa del Mundo pero apeada también de los Juegos Olímpicos de París 2024, encendió las alarmas en el mundo futbolístico ya que se trata de la generación que debería de tomar protagonismo de cara al Mundial del 2026 y cuyo fracaso puede poner en tela de juicio una continuidad que escasamente es aprovechada en las selecciones con límite de edad en nuestro país.

El otro gran golpe ocurrió en el futbol femenil donde las chicas contaban con todos los elementos necesarios para calificar a la máxima justa futbolística de su categoría pero en donde su desempeño fue totalmente catastrófico. México terminó incluso en el último lugar de su grupo, sin poder anotar ningún gol a sus rivales y con imprevistas derrotas en contra que determinaron su pronta eliminación de un torneo celebrado en territorio nacional.

De hecho esa era una de las mayores apuestas del llamado CONCACAF W Championship. Monterrey es históricamente la plaza que mejores entradas ha tenido en la Liga Mx Femenil y también se caracteriza por tener hinchadas fervorosas que alientan a sus equipos en todo momento.

Los ingredientes estaban pues servidos. Una ciudad propicia y una afición incondicional que asiste a los partidos de la categoría hacían suponer el éxito del equipo nacional. Pero ni lo uno, ni lo otro. En las gradas, el apoyo no llegó tan masivamente como se suponía y en la cancha, el equipo nacional nunca desplegó el futbol que se esperaba.

La temprana eliminación de las chicas terminó por confundir a todos. El creciente éxito y consolidación de nuestra liga femenil parecía ser un buen augurio de que la selección nacional asistiría al Mundial de su especialidad y también calificaría a los Juegos Olímpicos. El batacazo fue terrible. Por segunda ocasión y en menos de un mes, un representativo nacional quedaba fuera de las justas internacionales a las que optaba.
Como suele suceder en esos casos, los malos resultados produjeron una cascada de renuncias al interior de la Federación Mexicana de Futbol. Sin embargo de manera inverosímil, Mónica Vergara entrenadora de la selección femenil, conservó su puesto a pesar de entregar malas cuentas en el torneo de Monterrey.

Pero más allá de las personas cesadas, en la presentación de un convenio con la Serie A italiana celebrado en Roma, se hacían declaraciones de que nuestro país es uno de los mejores formadores de jugadores del mundo mientras que uno de los representativos nacionales con límite de edad era incapaz de proseguir con su desarrollo calificando a los torneos venideros.

LO QUE SE VIENE

En cosa de tres meses más, la selección mayor estará afrontando su participación en la Copa del Mundo de Catar. Ojalá que ésta sea el inicio de un ciclo virtuoso en cuanto a la consecución de resultados pero la realidad no parece ser así. Si se mide el ánimo de los aficionados y el desempeño futbolístico que los jugadores han mostrado recientemente sobre el campo de juego, esta realidad luce muy complicada.

En caso de que el Tri vuelva de tierras árabes con un mal resultado, la situación se tornará insostenible y la cadena de renuncias, recién iniciada, continuaría hasta los altos mandos de la Federación.

Por ello, es indispensable contar con un Plan B en el cual bien valdría la pena empezar a trabajar antes de que el destino pueda alcanzarnos, como así parece.

Las reformas a la Liga Mx, principal abastecedora de jugadores a las distintas selecciones nacionales, son inaplazables y deben de empezar a considerarse ya para enmendar un camino que, de momento, ya quedó trunco hacia el 2026.

Si no se pone manos a la obra pronto, la Copa del Mundo organizada conjuntamente junto a los Estados Unidos y Canadá puede iniciar mal en el plano futbolístico.

Otros artículos exclusivos para suscriptores