Desde el año pasado, el acoso sexual fue uno de los grandes temas que acapararon las conversaciones dentro del mundo del entretenimiento. Con el caso de Kevin Spacey, Netflix se involucrada en este tipo de problemáticas con lo que rápidamente la plataforma de contenidos on demand tomó cartas en el asunto.

A pesar de que Kevin Spacey se convirtió en una de las insignias de Netflix de la mano de House of Cards el actor fue cesado por la firma, con lo que las producciones previstas a las que daría vida Spacey fueron canceladas.

Además de pérdidas económicas, la polémica dejó problemas de imagen y reputación para Netflix, por lo que al firma líder en entreteniendo ha tomado medidas para que esto no se vuelva a repetir.

Netflix reportó 7.4 millones de nuevos suscriptores entre enero y marzo de este año, así como un beneficio neto de 290 millones de dólares.

Un reporte publicado en The Independent indica que Netflix ha impuesto una serie de normas que deberán de seguirse dentro de sus rodajes para evitar ciertas actitudes que pueden terminar en una acusación o casi de acoso sexual.

La iniciativa se da luego de que los principales responsables de los sets de rodaje han tomado una serie de cursos para combatir y detectar problemas de esta naturaleza.

Entre las nuevas normas de conducta se centran la siguientes:

  • Esta prohibido mirar por más de cinco segundos a un compañero de equipo
  • Los abrazos deberán ser limitados
  • Queda prohibido coquetear en el set
  • Los números telefónicos y demás datos personales no se pueden compartir por razones que no sean estrictamente profesionales.
  • Mientras que Netflix no ha confirmado o desmentido esta información, sí han hecho énfasis en el en estar “orgullosos de los cursos de prevención del acoso” que ofrecen en sus producciones porque quieren que trabajar en una producción de Netflix sea “seguro” y que haya un “ambiente de trabajo respetuoso”.

Exageradas o no, las medidas tomadas por Netflix son acertadas toda vez que los problemas de acoso suponen importantes perdidas para las empresas además de evidentes afectaciones para las plantillas laborales.

Cuando Kevin Spacey fue acusado el año pasado de haber intentado abusar de un menor de edad, Netflix decidió canceló el estreno de la película “Gore”, protagonizada por Spacey, decisión que sumada a la ruptura laboral con el actor costó a la 39 millones de dólares.

Recibe las gráficas del día con las noticias más importantes de mercadotecnia.