¿Cómo afectan las previsiones de Pearson al mercado editorial?

Luego de anunciar recortes de en su proyección de ganancias, así como la venta de su participación en el consorcio literario estadounidense Random House, las acciones de la multinacional literaria Pearson se desplomaron este día en el mercado bursátil de Londres.

De acuerdo con medios especializados en temas financieros, el valor de las acciones de la compañía inglesa cayó 29 por ciento durante la jornada bursátil de este miércoles, luego de que ésta diera a conocer su informe de ventas en el mercado de Estados Unidos.

En dicho mercado, registró una importante caída en las ventas de sus libros de texto, la cual alcanzó un desplome del 30 por ciento, según reportó la propia Pearson.

La empresa literaria, mediante su participación en Random House y sus diversas subsidiarias, controla la publicación y producción de una cuarta parte de los títulos vendidos en todo el mundo, de acuerdo con información del diario The Guardian.

Aun así, Publishers Weekly estimó que las ganancias de Pearson apenas alcanzaron los 6.63 millones de dólares, aunque éstas le alcanzaron para consolidarse como el grupo editorial más grande del orbe.

De hecho, en 2015 el consorcio se deshizo de su participación en medios de comunicación como el diario Financial Times y la revista The Economist, con la intención de centrar sus esfuerzos en el mercado editorial y la producción de materiales educativos.

En parte, la caída en la venta de libros responde al crecimiento de la compra de materiales electrónicos. En Estados Unidos, la consultora PwC estima que para 2019 los libros electrónicos representen el 59 de las ventas totales del sector literario.

De hecho, según datos de Publishers Weekly, el mercado de los libros impresos mostró sus primeros signos de recuperación apenas en 2015, luego de la crisis económica de 2008, la cual tuvo un gran impacto en el sector editorial.

Pearson parece prever que en el futuro continuará el reacomodo del mercado de venta de libros, por lo cual su decisión de vender su participación en Random House parece responder a una estrategia de cautela.

No obstante, la concreción de esta intención dejará a Pearson sin su último gran activo, lo cual restringirá aún más las operaciones de la empresa editora hacia el sector educativo. Del mismo modo, puede representarle un riesgo, al cerrar su nicho de consumo exclusivamente hacia el sector educativo.

Por ello, la industria editorial ve con enorme preocupación esta situación. Y es de esperar que en los próximos meses algunas otras marcas dentro del sector implementen algunas medidas a partir del caso de Pearson.

Al respecto, vale la pena mencionar que el rival más cercano del consorcio inglés en el mercado literario, Thomson Reuters, aún mantiene el control de la agencia informativa Reuters. Y además extiende sus intereses hacia sectores como las finanzas y la tecnología en aras de conservar su rentabilidad.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299