Uno de los temas que se han convertido en clave para mantener la preferencia del consumidor es el manejo que dan a su información personal y de contacto. Las audiencias son cada vez más vulnerables a este aspecto, el cual se ha convertido en clave para mantener salud en el mercado. A pesar de que las marcas han instaurado diversos métodos para cuidar al máximo este aspecto, es cierto que aún existen muchas brechas al respecto. Así lo demuestra un incidente con un presunto repartidor de Domino’s Pizza quien aparentemente utilizó los datos de contacto de su clienta para acosarla.

Todo comenzó cuando una youtuber española identificada como Macetas, hizo publica la denuncia de una de sus seguidoras quien compartió una conversación en la que un presunto repartidor de la cadena fast-food utiliza el número de contacto que entrego una clienta para coquetear con ella.

La publicación en redes sociales suma hasta el momento más de mil 841 retweets, 2 mil 081 likes y 96 respuestas, reacciones en las que muchos de los usuarios han calificado el acto como una situación de acoso.

Ante el descontento y desaprobación de los hechos, la marca respondió solicitando mayores detalles sobre lo ocurrido al tiempo que expresó una disculpa por “las molestias ocasionadas”. Este mensaje fue secundado por otro en el que se aclaró que la firma ya estaba analizando el problema, con la esperanza de que no se volviera a repetir una situación similar.

Aunque todo indica que la marca asumió su responsabilidad, lo cierto es que el golpe en la reputación de la marca está lejos de menor.

Los consumidores son cada vez más celosos de su información y casos como este tienen impactos negativos en la confianza que pueden generar con sus públicos meta.

Basta con recordar cifras entregadas por Chartered Institute of Marketing (CIM), las cuales indican que el 57 por ciento de los consumidores no confío en las marcas lo suficiente para entregarles información, mientras que el 70 por ciento de los mismo asegura que no encuentra ninguna ventaja sobre el hecho de compartir datos personales con las compañías.

Estos hallazgos son coherentes con un estudio realizado por Acxiom que concluye que sólo el 1 por ciento de los consumidores confía en que los anunciantes cuidarán y darán un buen uso a sus datos personales.

Las marcas deberán redoblar esfuerzos para garantizar la protección de datos y seguridad de los mismos, acto que no es más una opción o un valor agregado, sino una exigencia y una necesidad prioritaria para mantenerse vigente.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299