¿Podría jugarse la final de la Champions League fuera de territorio europeo?

Según diversos medios, la UEFA analiza la posibilidad de que la final de la Champions League se dispute en Nueva York en 2020

La Champions League es uno de los eventos deportivos más importantes del año debido a la calidad de los equipos que la disputan, el nivel de organización, su impacto mercadológico, entre otros factores; en este último apartado, en las últimas horas se difundió la noticia de que la Unión Europea de Asociaciones de Futbol (UEFA), analiza la posibilidad de llevar la final de este certamen fuera del viejo continente, específicamente, Nueva York.

Según diversos canales de información, el director del organismo rector del futbol en el viejo continente, Aleksander Ceferín, declaró que “Para ir de Portugal a Azerbaiyán se tarda prácticamente lo mismo que a Nueva York” lo que supone que la “gran manzana” es una de las posibles sedes del partido definitorio del campeonato.

Esta supuesta apertura de mercado sería en 2020, debido a que para la edición 2017-2018 la final se disputará en Kiev (Ucrania), mientras que el próximo 20 de septiembre, la UEFA dará a conocer la ciudad y estadio que albergarán el encuentro, se dice que el nuevo estadio del Atlético de Madrid tiene elevadas oportunidades de ser la designada, la mancuerna la integraría el Wanda Metropolitano de Bakú en Azerbaiyán.

Asimismo, los medios indicaron que otro posible escenario que se estudia es China ya que es “económicamente interesante” para los organizadores.

El valor de marca de la Champions League fue de 127 millones de dólares durante 2016; en 2014, se estableció en los 134 millones, su valor más alto desde el año 2012 cuando registró 113 millones de dólares.

En tanto que los derechos de transmisión se han revalorado en los últimos años, por continente, Europa por las temporadas 2015-2016 y 2017-2018, contemplando los dos torneos de clubes organizados por la UEFA (Champions y Europa League), el valor de la transmisión de televisión es de mil 634 millones de euros; mientras que en Asia-Pacífico es de 131 millones de euros; al tiempo que la zona de las Américas es de 159 millones de euros.