CFAH

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

¿Podrán incorporar a los empleados informales al sector formal?

Formalizacion del comercio informal: entre la desprotección social y una economía que no brinda apertura laboral formal

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
  • La senadora originaria de Zacatecas, Soledad Lluévano, presentó una iniciativa para incorporar a los empleados informales al sector informal
  • Este sector produce 23 de cada 100 pesos del Producto Interno Bruto (PIB)
  • ¿Cuántos empleados informales querrán seguir los procesos fiscales y sacar los permisos para ejercer su actividad? El panorama se ve complicado para el 55.1 por ciento de los trabajadores informales

 

En el Senado, la Morenista Soledad Luévano presentó una propuesta para expedir la Ley de Fomento al Comercio Informal, que crea un régimen fiscal para que la población se incorpore a la actividad formal, mismo que se turna a las comisiones de Economía y de Estudios Legislativos, Segunda. Esto, porque el comercio informal no sigue los procesos fiscales y los permisos para ejercer su actividad comercial y, tampoco, cuenta con protección social, horarios fijos o pagos a tiempo. En caso de que se apruebe la iniciativa en el Senado, los comerciantes recibirán multas y el retiro de su mercancía, ¿cuántos querrán formalizar su trabajo? La iniciativa tiene como objetivo la regulación del comercio informal, incrementar la economía nacional, aumentar el número de personas inscritas a las actividades comerciales, además de propiciar los estímulos para la regularización de comerciales informales.

Según Data México Beta, la fuerza laboral de los vendedores ambulantes durante el primer trimestre de 2021 fue 1.39 millones de personas, cuyo salario promedio fue de 2.91 pesos mexicanos trabajando de 33.1 horas de la semana. Asimismo, menciona que el 55.1 por ciento de los trabajadores informales de México, producen 23 de cada 100 pesos del PIB.

 

Informalidad laboral durante la pandemia

 La Organización Internacional del Trabajo (OIT) estima que en el mundo, hay mas de 2 mil millones de personas en la economía informal en el mundo en 2020, de los cuales 90 por ciento se ubican en países en desarrollo. 

Durante la pandemia, la economía mexicana fue una de las más afectadas en América Latina y el Caribe, los mercados de trabajo se han visto afectados y por tanto, el empleo informal en México ha disminuido durante los meses en los que inició la implementación de las medidas de contención sanitarias. El empleo informal ha reducido, en el 2019 previo a la pandemia se colocó en el 56 por ciento, en diciembre de 2020, cayó a 55.8 por ciento y en enero de 2021 se mantuvo en el 55.6 por ciento. 

Datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) revelan que durante el primer trimestre de 2021, este sector alcanzó 98.4 por ciento de vendedores ambulantes. En ese mismo periodo, las entidades federativas con mayor tasa de informalidad laboral de vendedores ambulantes fueron Yucatán con 100 por ciento, Tabasco con 100 por ciento y Sinaloa con 100 por ciento. Las entidades federativas con menor tasa de informalidad fueron Chihuahua con 90.6 por ciento, Colima con 86.9 por ciento y Baja California con 86.6 por ciento. 

Sin embargo, las entidades federativas con mayor número de vendedores ambulantes durante el primer trimestre de 2021 fueron Estado de México con 283 mil, Ciudad de México con 139 mil y Veracruz con 103 mil. Y las entidades federativas con mejores salarios promedio para Vendedores Ambulantes durante el primer trimestre de 2021 fueron Michoacán de Ocampo con 5,024 mil pesos, Nuevo León con 5,012 mil pesos y Guerrero con 5,002 mil pesos. 

Datos variables y sin tan poca precisión estadística por los cambios en la economía nacional revelaron que los hombres ocuparon el 43.3 por ciento y las mujeres 56.7 por ciento. El salario promedio entre los hombres de 65 a 74 años fue de 3,096 pesos mexicanos, mientras que el salario promedio recibido por las mujeres de 1 a 24 años fue de 1,061 mil pesos.

 En términos de industrias, la fuerza laboral se concentró en comercio al por menor de bebidas, hielo y tabaco (41.3 por ciento) , comercio al por menor de mobiliario, equipo y accesorios de cómputo, teléfonos y otros aparatos de comunicación (21 por ciento) y comercio al por menor de ropa, bisutería y accesorios de vestir (19 por ciento). Pero los mejores salarios se evidenciaron en Fabricación de Muebles, Colchones y Persianas con 7,074 pesos mexicanos. Comercio al por menor de muebles para el hogar y otros enseres domésticos con un salario de 6,066 pesos y el comercio al por menos de automóviles y camionetas con 6,000 mil pesos mexicanos. 

 

Un sector desprotegido

La informalidad es una piedra en el zapato para el avance del sector laboral, pues cerca de 6 de 10 trabajadores están desprotegidos: no tienen estabilidad, acceso a prestaciones, a seguridad social y tampoco tienen remuneraciones en tiempo y forma. 

Esto es preocupante, pues según datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), alrededor el 70 por ciento de los empleos que se están generando desde el primer trimestre de 2021 son ocupaciones en condiciones de informalidad. 

A forma de conclusión, datos de CEPAL informan que en México las tasas de informalidad están concentradas en el sur del país, mientras que las entidades del norte presentan menores indices de formalidad. Es importante recalcar que el Estado es el encargado de configurar la existencia del comercio informal mediante un conjunto de leyes y normatividades, para evitar conflictos entre comerciantes formales e informales, más allá del tema económico y de cuanto aporta al PIB del país, el comercio informal (como mercados y tianguis) son una práctica de la cultura mexicana, que se encuentra muy arraigada.

La realidad es que la informalidad del empleo se debe a que los trabajadores no pueden insertarse en el mercado formal y esta figura una alternativa. Es claro que la pandemia ha evidenciado que la economía mexicana no se encuentra bien y que no hay apertura laboral para la población, para que reciban un trabajo formal con un salario nominal y dignidad laboral. La crisis sanitaria reciente generada por COVID-19 evidenció la desigualdad y amenaza con empeorar la situación de quienes trabajan en el sector informal, lo cual permeara que se sigan enfrentando a retos económicos y sanitarios adicionales, incluida una baja cobertura de seguridad y la baja recaudación fiscal, afirma la OIT.

 

Ver más:

Otros artículos exclusivos para suscriptores