x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

¿Podrá Google competir con Apple gracias a la compra de Fitbit? Estas cifras lo responden

Si bien aún hay elementos que ajustar antes de concretar la compra, Fitbit se ha posicionado como el arma secreta de Google contra Apple

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
fitbit
  • En 2016, Fitbit registró ventas de 22 millones de dispositivos a una escala global

  • Cabe destacar que, al menos entre 2010 y 2019, solo en el periodo de 2014 y 2015 que la empresa logró presentar un balance positivo

  • A raíz de la compra de Google, la valuación de la organización de tecnología fue de unos dos mil 100 mdd

Desde octubre del año pasado se rumoraba que la principal subsidiaria de Alphabet, la titán Google, podría querer adquirir a la tecnológica de salud y bienestar Fitbit. Cuando se hizo una oferta oficial de compra ese noviembre, muchos vieron la decisión como una amenaza crucial al dominio de Apple con su Watch. Cierto, hay muchas autoridades que todavía no están listas para aprobar el trato en su actual condición. Sin embargo, no deja de ser una gran adquisición.

En un contexto donde el mundo está más interesado que nunca en su salud, y donde todos los dispositivos wearables están creciendo en interés, esta compra podría cambiar el sector. Google podría tener no solo una herramienta para entrar al crecientemente atractivo mercado health de forma concreta. Además podría poner en jaque los ingresos emergentes de una de las líneas más prometedoras de Apple. Sin embargo, ¿qué tan sólido sería esta transacción?

Así llega Fitbit a las manos de Google

Para analizar qué tan positiva puede ser la compra de esta marca de fitness para la subsidiaria de Alphabet, es necesario observar de cerca cómo ha sido su desempeño reciente. Statista lanzó hace unas semanas un grueso dossier acerca de la situación actual de Fitbit, y las cifras son bastante reveladoras. De inicio, la tecnológica que quiere sumar Google está en un sector (los wearables) que, entre 2018 y 2021, se espera que casi dupliquen ingresos a nivel global.

También se debe reconocer que Fitbit parece ser una historia de éxito, al menos si se ve el panorama general. En 2010, apenas generó ingresos por 5.18 millones de dólares (mdd) a escala global. Para el cierre de 2019, la cifra ya era de casi mil 434.79 mdd. Sin embargo, sí se debe de reconocer que éste no es el pico de sus ingresos. De hecho, en 2016 fue cuando se registró la mayor cantidad de ganancias anuales en su historia, con más de dos mil 169 mdd.


Notas relacionadas


Desde entonces, las finanzas de la compañía están en una clara situación de caída. Esto se puede explicar, en una parte, por la popularidad del Apple Watch y la competencia que implicó a Fitbit y sus ventas. De acuerdo a varias tablas de Statista, el teléfono inteligente del equipo de Tim Cook empezó a despegar seriamente precisamente en 2016, y no ha parado de crecer desde entonces. Así pues, se puede dibujar un paralelo en el desempeño de ambas marcas.

Una mala compra para Sundar Pichai… A menos que le sepan dar la vuelta

Cabe destacar que el único problema de Fitbit no es que sus ingresos han caído. De hecho, ya desde 2016 (cuando estuvo en el pico de su éxito) está en números rojos. Su pérdida neta ese año fue de 102 mdd. Si bien ha ido variando año con año, la tendencia de la marca parece ser de incrementar el valor de este flujo negativo. Basta mirar que, en 2019, la tecnológica que tanto quiere adquirir Google sangró 320 mdd. ¿Qué se esconde detrás de este fenómeno?

Es algo difícil de explicar, pero se puede ver una tendencia clara entre 2016 y 2019. En esos años, sus gastos más fuertes han sido en R&D así como esfuerzos de ventas y marketing. Los gastos generales y administrativos de Fitbit se han mantenido en entre 146 y 118 mdd en todo ese periodo. Los otros dos se han ido reduciendo conforme las ventas de la marca también se han desplomado. Esto pinta un camino claro para Google, si quiere ganarle a Apple a futuro.

Con la sólida marca de Google respaldándola, es posible que los gastos y la eficiencia de la unidad de marketing se dispare, ayudando a impulsar sus ventas y reducir sus pérdidas. A eso se debe sumar que el equipo de R&D de la subsidiaria de Alphabet debería poder reforzar las tareas de Fitbit positivamente, mejorando su eficacia. Si se logra optimizar el trabajo dentro de la tecnológica en estos dos aspectos, podría crearse la unidad que acabe con el Apple Watch.

Otros artículos exclusivos para suscriptores