Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Pobreza laboral e informalidad en México parecen mejorar: Cifras a un año de la pandemia

Uno de los grandes temores de los especialistas en México era cómo la pandemia y su crisis económica afectaría al trabajo y la pobreza

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Deuda externa de México
  • La informalidad y la pobreza laboral han sido problemas recurrentes en la realidad de México por años

  • De hecho, se estima que el nivel de pobreza laboral aún no se ha recuperado para las mujeres frente al que existía previo a la crisis de 2008

  • En toda la región latinoamericana, no solo en la República, se tienen altas tasas de informalidad

En todo el mundo, la crisis de la COVID-19 exaltó las brechas económicas que ya existían en la sociedad. Aunque México no fue la excepción, de acuerdo a un reporte de México, ¿Cómo Vamos? parece que la situación de empleo está presentando modestas mejoras. Del cierre de 2020 y el primer trimestre de 2021, la tasa de pobreza laboral bajó del 44.5 al 39.4 por ciento. Este indicador refleja cuántas personas no pueden permitirse la canasta básica con su salario.

Si bien son buenas noticias, sí es importante destacar que la cifra es 3.8 puntos porcentuales más alta de lo que se había registrado al inicio de la crisis sanitaria. Cabe destacar que el fenómeno de la pobreza laboral afecta más a las mujeres que a los hombres en México. Al cierre del primer trimestre del año, había 27.1 millones de personas del género femenino en esta situación. Por el contrario, solo se contaban 23 millones de hombres en esta condición.

También hay notables diferencias entre diferentes estados del país. En Nuevo León, Jalisco y  las dos Baja Californias, el porcentaje de pobreza laboral está por debajo del 25 por ciento. Del otro lado, en Tlaxcala, Oaxaca, Guerrero y Chiapas más de la mitad de la gente no gana dinero suficiente para comprar la canasta básica. Irónicamente, Jalisco es también la entidad donde hay más mujeres que hombres en esta situación, seguida de Aguascalientes y de Zacatecas.

Informalidad laboral en México

Parte del problema es que una buena parte de la población en el país no cuenta con todas las prestaciones de ley porque no se emplean en el sector formal. Para el primer trimestre del año, excluyendo a los trabajadores agropecuarios, México, ¿Cómo Vamos? calculó que el 50.8 por ciento de los empleados están en la informalidad. Este nivel, cabe destacar, también es (un poco) más bajo que el registrado a finales del año pasado, cuando ascendía a 51.1 por ciento.


Notas relacionadas

Estos son los empleos temporales de hasta 15 mil pesos, que la CDMX está ofreciendo

Así puedes mejorar la forma que buscas empleo en LinkedIn

¿Buscas trabajo? Habrá más de 25 mil vacantes en la Feria Nacional de Empleo


Sin embargo, la disparidad de género se mantiene en este indicador. Más de la mitad de las mujeres en México están en la informalidad, frente al 48.9 por ciento de los hombres. Cabe destacar que la pobreza laboral está directamente relacionada a este indicador. Estados como Guerrero y Oaxaca, donde la mayoría de su población no puede permitirse la canasta básica, también tienen las tasas más bajas de empleo formal. Esto aplica también en el caso reverso.

Nuevo León, ambas Baja Californias y Jalisco están también debajo de la media nacional de informalidad laboral en México.  Sin embargo, la entidad donde este fenómeno es menos recurrente es Chihuahua, con un 29.7 por ciento. Del otro lado de la moneda, Oaxaca tiene el índice más bajo de trabajo formal, con 73.9 por ciento de su población fuera del sistema. En Colima, Coahuila y Yucatán, es mayor la proporción de mujeres dentro del sector informal.

Otros indicadores de la situación nacional

En el transcurso de los últimos meses, varios agentes nacionales e internacionales han dado su propia visión del estado económico de México, así como de sus perspectivas a futuro. Por ejemplo, según un estudio de NielsenIQ, ocho de cada 10 personas en el país creen que la pandemia impactó negativamente su realidad financiera. Esta proporción es notablemente más alta de la que se registró para otros países que también participaron en este mismo sondeo.

Las instituciones oficiales, sin embargo, tienen una perspectiva un poco más positiva. En marzo pasado, la Secretaría de Hacienda reveló un documento en donde decía que para inicios de 2022 se lograrían niveles de fortaleza económica similares a 2019. No solo eso, sino que estimó que el Producto Interno Bruto (PIB) crecería un 5.3 por ciento anual durante 2021. Un incremento significativo frente al 4.6 por ciento que se esperaba para este año en 2020.

Otros artículos exclusivos para suscriptores