Renovarse para no morir. En tiempos actuales esta premisa gana especial relevancia ante consumidores que se mantienen en la búsqueda de vivir experiencias nuevas. Marcas como Pepsi lo saben.

Y es que aunque existen productos en el mercado cuya historia los ha hecho casi básicos e irremplazables a los ojos del consumidor, la realidad es que mantener la lealtad del consumidor con un solo producto es cada vez más complejo.

La lealtad en crisis

Recordemos que, como lo indican los hallazgos de una reciente investigación realizada por Accenture, sólo el 28 por ciento de los consumidores afirma ser leal a una marca, mientras que el 39 por ciento de los mismos indica que con frecuencia prefiere probar nuevas opciones en el mercado, según números de IBM.

La premisa cobra mayor relevancia cuando se lee en medio de una coyuntura como la que ahora enfrenta el mundo entero.

De acuerdo con datos entregados por Shopkick, el 85 por ciento de los consumidores asegura que las marcas no importan en tiempos de crisis, al tiempo que el 69 por ciento de los mismos asegura comprar marcas diferentes si su preferida no está disponible.

Estas estadísticas toman mayores dimensiones si consideramos que según estimaciones de BlueYonder el 87 por ciento de los consumidores se había enfrentado a la falta de existencias de ciertas marcas en el supermercado, al tiempo que una encuesta firmada por eMeals descubrió que los compradores no pueden encontrar el 40 por ciento de los productos que figuran de manera habitual en su lista de la compra.

Innovación como respuesta

El panorama que pintan estos números, sin lugar a dudas podría desatar una guerra de precios, misma que pondrá  la innovación en primer plano dentro de los planes de cualquier empresa.

Hoy más que nunca, la innovación es una obligación para las marcas. Una investigación firmada por Simon-Kucher & Partners indica que el 90 por ciento de las empresas asegura que la presión sobre el precio es creciente, con lo que el 75 por ciento de las organizaciones asegura que la innovación de productos es la mejor medida para contrarrestar los efectos de dichas presiones.

Con esto en mente, y contrario a lo que podría esperarse, es posible que frente a la crisis veamos el nacimiento de nuevas marcas.

Por ejemplo, con el objetivo de reforzar su portafolio de producto y contrarrestar el efecto a favor de las marcas blancas, P&G acaba de anunciar el lanzamiento de una nueva marca que busca atacar a un mercado en franco desarrollo.

Se trata de King C. Gillette, marca dirigida al aseo masculino que pone sobre la mesa una serie de productos para satisfacer las necesidades de higiene, aseo y estética de los varones.

La nueva Pepsi

A esta misma tendencia se ha sumado Pepsi, firma que de cara al verano, lanzó una nueva línea de refrescos bajo su firma protagonizada por un refresco de cola sabor piña.

Este sería un producto nuevo para el mercado estadounidense que, en algún momento del año pasado, ya habría aparecido en el mercado chino.

En el empaque se describe que este nuevo refresco posee el conocido sabor de Pepsi pero con un toque de jugo de piña.

En semanas pasadas, el peculiar producto llegó a los puntos de venta en Estados Unidos, causando sensación entre los consumidores quienes no repararon en compartir el hallazgos desde sus redes sociales.

La apuesta por sabores extravagantes ha funcionado para Pepsi en el pasados. Hace poco más de un año introdujo al mercado bebidas sabor a bayas, lima y mango, que se sumaron a otras más como la Pepsi Wild Cherry y Pepsi Vanilla.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299