Para nadie es un secreto que el cliente siempre buscará obtener más por su dinero. Con toda clase de promociones y descuentos, las marcas han intentado cubrir esta demanda. Pero, ¿qué pasa cuando el cliente quiere sacar mayor provecho del ofrecido? ¿O cuando la marca nao es clara en su oferta y sus empleados no saben defenderla? Las respuestas a estas preguntas quizá se puedan explicar con una pelea protagonizada en un establecimiento de McDonald’s por una clienta y una empleada que llegaron a los golpes por un vaso de refresco gratis.

De acuerdo con los usuarios que reportaron el hecho en redes sociales, la pelea comenzó luego de que una clienta, con malos modos, intentó llenar un vaso con refresco sin pagar; la empleada encargada del establecimiento decidir cerrar la estación de refrescos y después de una discusión en palabras, la cliente arrojó sobre la empleada una malteada y una de las bandejas de comida.

La empleada reaccionó y respondió a la visitante con golpes en el rostro para después arrojarla sobre una mesa. La pelea se extendió cuando una empleada más intentó separar a ambas mujeres.

Lo acontecido fue compartido por la usuaria de Instagram identificada como Marie Dayag mediante un video que hasta el momento cuenta con 3 ml 646 likes y miles de reproducciones.

Una publicación compartida por @bxbyness el


La marca, la que más pierde

Si bien ambas protagonistas de la bochornosa escena tuvieron algo que perder, lo cierto es que la marca es la más afectada al respecto.

Ambas partes involucradas tuvieron su poción de culpa; no obstante, el actuar de ambas empleadas del lugar dejan la imagen de la cadena de fast food en una mala posición. La plantilla laboral es el primer referente que da rostro a la imagen de cualquier firma comercial y, por naturaleza, un comportamiento de esta naturaleza poco aporta para fortalecerla.

Entender a los empleados y que estos se asuman como verdaderos embajadores y representantes de marcas es un aspecto que las empresas no pueden ignorar.

En este sentido, cabe mencionar que según los resultados de un reciente estudio elaborado por The Hinge Research Institute, el 79 por ciento de las empresas que apuestan por esta práctica aseguran que la visibilidad de sus marcas aumenta de manera considerable, situación que se repite en el 65 por ciento de los casos cuando se toman en cuenta el incremento del tráfico web, el recuerdo de marca y el engagement hacia la misma.

Asimismo, se prevé que cuando se establecen programas formales de esta naturaleza, el 65 por ciento de los empleados consideran que sus acciones ayudan a atraer y generar nuevos negocios, al tiempo que el 44 por ciento de los advocates afirma que su aportación es capaz de generar nuevas vías de ingresos para la empresa en la que laboran.

Los beneficios que estos números ponen sobre la mesa, también juegan en sentido contrario cuando la actitud de los “primeros representantes de marca” es negativa.