Recientemente, Instagram lanzó una nueva función con la que permite a sus usuarios realizar preguntas abiertas mediante Stories para que sean respondidas por contactos de interés. Este fue el escenario en el que Paulina Peña, hija del presidente Enrique Peña Nieto, envió una serie de recomendaciones a los hijos de Andrés Manuel López Obrador, virtual presidente electo.

Esto sucedió luego de que uno de sus seguidores preguntara a Paulina “¿Qué aconsejarías a los hijos de futuros presidentes de México para manejar el cambio en sus vidas personales?”.

Al cuestionamiento, la hija mayor de Peña Nieto contestó: “Yo les aconsejaría que siempre apoyaran a su papá, que ninguna crítica lograra separarlos como familia, les aconsejaría que ayudaran al país de la manera que ellos escojan y puedan y les aconsejaría agradecer cada segundo del privilegio que ahora gozarán para usarlo como plataforma para servir al país y crecer como familia y seres humanos”.

El peculiar hecho desató una serie de criticas y reacciones en redes sociales, convirtiendo el nombre de la joven de 22 años en tendencia dentro de redes sociales. Basta con reconocer que, de acuerdo con datos entregados por TweetReach, los últimos 100 mensajes con el término “Paulina Peña” han generado 747 mil 442 impresiones y 636 mil 479 cuentas alcanzadas.

Es importante mencionar que entre los comentarios recurrentes destaca uno que hace referencia a una penosa situación vivida por la hija del mandatario hace algunos años.

Los usuarios de redes sociales no olvidan que durante diciembre de 2011, Paulina Peña se mantuvo en la ira de la critica social luego de que respondiera a las burlas dirigidas a Enrique Peña Nieto con un mensaje en el que calificaba de “prole” a quienes se mofaron de su padre por no poder nombrar los libros que han dejado huella en su vida, y confundió nombres de autores y obras durante la Feria Internacional del Libro de aquel año.

¿Qué hay con la mercadotecnia?

Lo sucedido en Instagram así como la reacción de los usuarios tiene mucho que ver el panorama que enfrenta la mercadotecnia en nuestros días.

Es cierto que el hecho tendrá impactos para la marca personal tanto del presidente como de su primogénita; sin embargo, el panorama que dibuja va más allá de esto.

Lo que pasa en el norte, se reciente en el sur

Una de las primeras cosas que se pueden leer es la interconectivdiad de la comunicación. Aún cuando la declaración que puso en el centro de la atención a Paulina Peña se dio en Instagram, el impacto se leyó en Twitter.

Una marca puede no tener en presencia en ciertas redes sociales; sin embargo, no puede obviar lo que sucede en las mismas. Su marca podría estar ahí no por convicción propia; sino por decisión del consumidor, hecho que reclama rigor en la gestión y seguimiento de la conversación.

Las redes sociales no olvidan

Un acontecimiento de hace siete años volvió a ser tema de conversación. Las plataformas digitales y, más cuando de redes sociales hablamos, tienen memoria. La crisis que una marca pudo enfrentar hace casi una década, podría ser retomada para reprochar un suceso actual.

Los estrategas no deben olvidar este particular rasgo ante conversaciones en donde la temporalidad es relativa.

La mayor exigencia del consumidor

Luego de que la hija del presidente fuera objeto de criticas por llamar “prole” a los detractores de su padre, el mayor reclamo de las audiencias fue la falta de coherencia en su discurso y “consejos” a los hijos del siguiente presidente.

Engañar a las audiencias es cada vez más complejo; los usuarios exigen marcas coherentes con mensajes que sean compatible con la historia y ella actuar de las mismas. Este es un punto clave para generar empatía con las mismas.