Nuevo round en la batalla de las hamburguesas: Big Boss vs Big Mac

Internacional. Un nuevo capitulo de “quién le copia a quién” en cuestión de patentes y nombres de alimentos comenzó en Canadá, ya que la firma internacional de comida rápida, KFC, lanzó al mercado su nueva versión de hamburguesa doble con queso: la Big Boss.

Más notas relacionadas:
KFC permite a los consumidores grabar sus propios anuncios de TV
McDonalds prueba llevar sus hamburguesas a domicilio en Alemania
Arte y publicidad en una original campaña de hamburguesasEste nuevo emparedado, está causando controversia porque resulta inevitable compararlo con la hamburguesa Big Mac de McDonald’s. Tanto el nombre, como la distribución de los ingredientes son muy similares en ambos casos (tres piezas de pan, cebolla, pepinillos, queso y lechuga), aunque la única y más obvia diferencia es que mientras KFC agrega dos filetes de pollo frito crujiente, McDonald’s utiliza sus legendarios medallones de res.

Big Mac derecha, Big Boss izquierda. Foto: reasonwhy.es
Big Mac derecha, Big Boss izquierda. Foto: reasonwhy.es

Aunque para muchos, el nuevo producto de la empresa del coronel puede parecer un escandaloso plagio, la empresa Burguer King hizo lo propio en el año 2013 con el lanzamiento de su Big King, un sandwich que para la pagina web, consumerist.com, es exactamente igual en cuestión de nombre, distribución de ingredientes e incluso valores alimenticios.

Big King izquierda, Big Mac derecha. Foto: reasonwhy.es
Big King izquierda, Big Mac derecha. Foto: reasonwhy.es

Dentro de esta batalla en la que McDonald’s aparentemente queda como víctima, existe otra cadena que desde 1937 produjo hamburguesas de dos pisos. En el sitio de internet del restaurante Big Boy (quienes se anuncian como la casa de la auténtica “Duble Decker”) se pueden encontrar un sinnúmero de referencias de la primera hamburguesa de dos pisos, misma que surgió 3 décadas antes que la ahora popular Big Mac.

Captura de pantalla: bigboy.com
Captura de pantalla: bigboy.com

El asunto es que no existen patentes para la palabra Big en cuestión de hamburguesas (mucho menos para el asunto del orden de los ingredientes), por lo que estas disputas entre marcas y productos se prolongarán por un tiempo más

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299