x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Nueva dirección, universidades híbridas

Las universidades se llevaron la mayor lección en medio de esta pandemia y aprendieron a vencer. La realidad ha dado insights del nuevo modelo educativo que veremos.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

La UNESCO lanzó una cifra demoledora, al asegurar que hasta marzo de 2020, mil 300 millones de estudiantes de todos los niveles, incluido en universitario, fueron incapaces de acudir a sus escuelas por culpa de la pandemia. La cifra se convirtió en punta de lanza de la batalla que se dejó venir en este sector, donde con la ayuda de digital y la promesa de la iniciativa privada, el modelo educativo se adaptó y ha dejado pistas de lo que veremos a futuro.

A más de un año de haberse desatado una contingencia histórica, la academia ha convenido una serie de modelos con los cuales ha podido continuar su vida profesional, sin embargo, el futuro de cómo se enseñará tras esta experiencia es una incógnita que sigue respondiéndose, para descubrir quiénes se aliarán en este modelo de universidad postpandemia, sobre todo cuando vemos cifras del Estudio Anual de Universidades 2021 conducido por el Departamento de Investigación de Merca2.0, en el que un 71 por ciento de los entrevistados aseguró que se siente algo preparado para el mundo laboral, por lo que hay tarea pendiente y la contingencia no es pretexto para no hacerla.

Primeras lecciones

Antes de hablar del futuro que se viene para las universidades es acertado hablar de la gestión de conocimiento que se patentó, en los momentos de mayor crisis de esta contingencia y cómo reaccionó la academia ante ello.

“Un aprendizaje importante de esto es el darnos cuenta de que podemos hacer las cosas más rápidamente y que de forma posterior a la pandemia, logremos utilizar ese sentido de urgencia, para hacer cosas con mayor planeación, que redunden en el beneficio de los estudiantes”, explica el doctor José Escamilla, director del Instituto para el Futuro de la Educación en el Tecnológico de Monterrey.

La mirada avizora del doctor Escamilla patenta un elemento muy importante y es que durante esta contingencia se han establecido las bases de administración de proyectos, con los cuales la reacción ante eventualidades y la organización en el más amplio y extenso sentido de la palabra, se dominan con mayor audacia.

“La pandemia fue un recordatorio de que el momento del cambio es ahora”, Sebastián Fernandes, CEO The Student World.

Si bien no podemos tener total certeza de lo que se viene, a nivel medio superior han comenzado a adelantarse a lo que el futuro presentará y cómo el sector académico tendrá que adaptarse.

La mayoría de entrevistados por New America y Third Way en Estados Unidos, reconoció que el principal plan educativo que se va a seguir dentro de su institución académica, es una aleación de digital con clases presenciales.

Caminos para lograrlo

Ya sabemos lo que ha pasado durante esta contingencia a nivel superior dentro de muchas universidades y lejos de cualquier sueño moderno, lo que ha ocurrido es que nos hemos regresado a los orígenes de la educación y el principal camino que ha encontrado la academia para salir de esta etapa ha sido la metodología y aprender lo mejor con su guía ha sido clave, sobre todo si consideramos que 630 millones de maestros y académicos han resultado afectados, según la UNESCO, por la contingencia.

“Debemos proponer metodologías que fortalezcan la impartición de las clases prácticas, para que los estudiantes desarrollen las competencias correspondientes y no sientan que su formación profesional está incompleta. Por el contrario, que tengan la capacidad de realizar sus prácticas a través de la demostración o simulación, independientemente de la tecnología a su alcance”, sentencia Mónica Porres Hernández, vicerrectora académica de la Universidad del Valle de México.

Es interesante este acercamiento de cómo plantear a la academia tras la contingencia, pues nos recuerda que antes de activar cualquier maquinaria tecnológica o antes de realizar una inversión titánica en digital, las bases de la disciplina educativa tienen que estar establecidas, de lo contrario no se logra salir de la cuarentena.

Adaptación inevitable

La adaptación ha sido inevitable en la academia, considerando quienes la integran y de qué forma están definiendo el rol no solo de instituciones académicas, también de los individuos y a todos los niveles, no solo el universitario, pues cuando Kantar preguntó a los adultos de países miembros del G7, cuál era su principal preocupación en la educación de sus hijos debido a la contingencia sanitaria, la mayoría de ellos se dijo profundamente preocupados.

“En la época post pandemia, le educación será híbrida. Nos hemos dado cuenta de que hay muchas temáticas y muchas sesiones que pueden tenerse de manera virtual”, Luis Gutiérrez, vicerrector académico de la Universidad Tecmilenio.

Un elemento que ha sido inevitable durante esta contingencia es la adecuación a la realidad que se vive y las exigencias que impone.

José Francisco Cobela, jefe de academia de la Escuela de Pedagogía en la Universidad Panamericana.

“La gestión de conocimiento se ha tornado acelerada por al situación que estamos atravesando, lo que ha derivado en hábitos como la autogestión de aprendizaje, en el que se debe de asumir un rol cada vez más activo y participativo”, reconoce el maestro José Francisco Cobela, jefe de academia de la Escuela de Pedagogía en la Universidad Panamericana.

Sin lugar a dudas su sentencia es temple de lo que se está viviendo en las universidades, donde el recurso humano se ha valorado cada vez más, estableciendo pautas de valor ante las cuales tenemos que estar atentos, de lo contrario, no hay universidades que logren adaptarse a la realidad del mercado.

Los aliados

Sin lugar a dudas se han vivido tremendos cambios en el sector académico y ya hemos podido atestiguar de primera mano, cómo se ha llevado a cabo esta adaptación, donde las instituciones académicas han tenido que volver a los básicos de la disciplina educativa y los individuos a la autogestión.

Todos están haciendo una labor impresionante, con tal de lograr el mejor resultado académico y a pesar de que esto tiene que llevarse todo el reconocimiento, los aliados son indispensables para que todo el sector de el siguiente paso.

A nivel internacional se espera una inversión muy fuerte en tecnología educativa y el segmento que se lleva el grueso de esta apuesta es la realidad virtual con más de 12 mil 500 millones de dólares esperados para este 2025, según una proyección de HolonIQ.

Esta proyección es advertencia del rol que la tecnología juega como aliado educativo y lo importante que será contar con ella como gran detonador, para lograr que la educación avance.

Tannia Domenzain

“La ola de EdTech que ya venía tocando fuerte, se vuelve aún más relevante gracias a las herramientas tecnológicas que existían y que se han ido adaptando y mejorando en este último año. El futuro de muchas instituciones es online y de esto, derivan nuevas formas de educar.”, sentencia Tannia Domenzain, directora de reclutamiento y desarrollo de empleados en Education First.

Utilidad

Una característica de un buen aliado educativo es la funcionalidad que proporciona a la academia que apoya. Cuando los estudiantes mexicanos de la Universidad de Georgetown tuvieron que regresar por las restricciones impuestas de la pandemia, la adaptación de las marcas se puso a prueba y con ello la audacia de una plataforma como WeWork.

“Debido a la pandemia por COVID-19, muchas instituciones educativas tuvieron que acelerar su adaptación al aprendizaje a distancia y enfoques híbridos, buscando soluciones para que sus estudiantes pudieran continuar con sus estudios de la mejor manera”, destaca Álvaro Villar, director general de WeWork para México y Centroamérica, cuando habla de la experiencia de brindar sus famosos espacios de coworking a estudiantes universitarios, para que tuvieran lugares seguros y orientados a la productividad, en medio de la contingencia sanitaria.
Este tipo de alianzas funcionales han sido detonadoras de mejores prácticas educativas y de un modelo híbrido, donde la experiencia educativa escala cada vez más y establece tareas que no decepcionan, por el contrario, motivan a lograr mejores resultados en el mercado.

Ante estas exigencias, un elemento que no podemos perder de vista es el que nos revela lo importante que se ha vuelto la colaboración y el indudable protagonismo que alcanzan las marcas cuando apuestan por ello.

Marketing, salvavidas

Un conocimiento que ha sido clave durante esta contingencia sanitaria para la academia ha sido el marketing y la oportunidad que han encontrado las instituciones, sobre todo al tener que aprender a tener mayor asertividad en la actualización que está viviendo la industria.

Cuando Higinio Martínez, CEO de Omnicom PR Group España y Portugal confiesa cuál ha sido la gestión de conocimiento en este tiempo y qué hábitos se han formado, asegura que el marketing ha sido clave en ello.

“Nuestra filosofía es que los alumnos entiendan el proceso de comunicación de una forma holística y muy práctica, pero sobre todo que desarrollen una serie de habilidades cognitivas o soft skills, como el pensamiento crítico, la curiosidad, la capacidad de análisis y síntesis, la creatividad, la visión estratégica y de largo plazo (…) que junto a los conocimientos más especializados en marketing y comunicación, les ayudará a trabajar en muchos ámbitos diferentes”, refiere y su sentencia no tiene desperdicio, sobre todo cuando nos damos cuenta de que el 37 por ciento de los encuestados en el Estudio Anual de Universidades 2021, aseguró salir con empleo, una vez que concluyeron sus estudios, por lo que tener conocimientos especializados es crítico.

Esta pauta de trabajo es clave, sobre todo cuando debemos de aprender a gestionar de mejor forma los recursos que tenemos a la mano, esto en un momento en que se vuelve determinante la capacidad de los profesionistas como prueba del trabajo que se tiene que hacer, en trabajar un mayor alcance de los recursos educativos.

Resiliencia, clave

Dos datos fueron reveladores cuando en el Estudio Anual de Universidades 2021 preguntamos sobre el desempeño de las universidades durante el periodo crítico de la contingencia sanitaria.

La principal advertencia fue que al hablar de la educación universitaria a distancia durante esta periodo, la adquisición de conocimientos fue el mismo para un 36 por ciento, mismo porcentaje que opinó que esta empeoró.

Superar las peores circunstancias no solo es una capacidad que tienen que alcanzar los estudiantes y profesionistas recién egresados, también es una labor de las instituciones académicas, aprender lo mejor durante este periodo, para que de las deficiencias educativas que se presentaron se pueda construir un modelo académico postpandemia, que esté a la altura de la realidad que exige la mayor capacidad profesional.

“La lección, no sólo para la academia, sino para todos los sectores es que se deben idear estrategias para adaptarse a un entorno extraordinariamente incierto, no sólo para abordar la crisis inmediata, sino también prever situaciones a largo plazo.

Las universidades debemos preparar a los alumnos para ser resilientes ante cualquier situación, a ser creativos para brindar soluciones innovadoras y prácticas, y finalmente, innovar en la forma de enseñar apalancado de la tecnología”, considera Arturo de la Peña, director de Comunicación de Global Open University.

Mix de conocimiento

La experiencia de la educación digital y la reapertura gradual de los salones universitarios ha dado paso a una tendencia muy importante, donde el conocimiento a través de vías híbridas será un fenómeno muy importante y parte del futuro a corto plazo que veremos en este sector.

“La ola de EdTech que ya venía tocando fuerte, se vuelve aún más relevante gracias a las herramientas tecnológicas que existían y que se han ido adaptando”, Tannia Domenzain, directora de recultamineto y desarrollo de empleados en Education First.

Un aspecto destacable en ello es el que tiene que ver con la experiencia de usuario y cómo el valor de una marca tiene que pensar en algo crucial, que es el hecho de que la misma infraestructura que se necesita para una universidad física, tiene que pensarse para la plataforma digital y esta inversión tiene que ser inmediata, sobre todo cuando un 44 por ciento de los entrevistados confesó al Departamento de Investigación de Merca2.0, que la experiencia de usuario sería la principal mejora que harían al sistema académico superior a distancia. Luis Gutiérrez, vicerrector académico de la Universidad Tecmilenio, coincide en ello y asevera:

Arturo de la Peña, director de Comunicación de Global Open University.

“En la época post pandemia, le educación será híbrida. Nos hemos dado cuenta de que hay muchas temáticas y muchas sesiones que pueden tenerse de manera virtual, que se pueden grabar, que permiten al estudiante ver la clase en diferentes momentos, e incluso, en diferentes velocidades. Si un tema no lo entiende, lo puede volver a ver o buscar con otro profesor. Y si un tema le queda muy claro, lo puede adelantar para enfocarse en los temas que no conoce tanto”.

Establecer el rumbo

Los viejos mapas se orientaban con una rosa de los vientos y ese símbolo con que se marcaba el norte en ellos es el mejor recordatorio, de que sin sentido claro no hay ubicación correcta ni destino al cual llegar.
Las universidades necesitan hoy más que nunca de una orientación crítica, mediante la cual se puedan posicionar en la vida profesional de sus estudiantes y de las entidades que hacen uso de tus talentos. Ahí es donde entra el modelo postpandemia de la academia, una donde la digitalización es el primer aliado y las marcas e instituciones que sirven de extensión a la academia, el complemento para dar este salto de modernidad en las escuelas.

“La pandemia fue un recordatorio de que el momento del cambio es ahora y que debemos ser flexibles en la vida, que nada está fijo, que todo puede cambiar mucho más rápido de lo que se imagina.

Ha obligado a las personas a pensar en las formas más audaces y valientes, pero también en conceptos más amplios como la sociedad, el medio ambiente y mucho más”, concluye Sebastián Fernandes, CEO The Student World.

Otros artículos exclusivos para suscriptores