Ante la ‘nueva normalidad’, el conocer sobre cómo la comunicación y relaciones publicas han evolucionado a partir del COVID-19, cobra relevancia en las empresas y marcas.

Aunque, es importante considerar que, si bien la inversión en México en programas de relaciones públicas será de 3 mil 475 millones de pesos durante este 2020, según datos del Departamento de Investigación de Merca2.0, para diversos especialistas será esencial hacer uso inteligente de estos recursos para lograr que las marcas sean trascendentes en la era post-coronavirus.

Generar conciencia

Al respecto, uno de los puntos clave a considerar en la transición a la nueva normalidad, es la reinvención de las marcas. Parte importante de este proceso es la generación de conciencia de los diversos cambios presentes en la sociedad para poder establecer estrategias de comunicación empáticas en correspondencia a la sensibilidad de las personas en diversos temas.

“Me atrevo a pensar que, en efecto, (las marcas) son conscientes de que el COVID-19 no solo ha demostrado ser peligroso para las personas sino que se ha convertido también en una fuerte amenaza para la economía y la salud de las marcas. En lo que algunas aún deben avanzar, es en el análisis de oportunidades asociado al cambio que ha provocado el virus en la conducta del consumidor”, apunta Mauricio Gutiérrez, managing director de JeffreyGroup.

Esto cobra mayor relevancia si se considera que, de acuerdo con el Edelman Trust Barometer, para el 73 por ciento de los consumidores a nivel global, las empresas pueden (y deben) emprender acciones para mejorar las condiciones económicas y sociales dentro de las comunidades en donde operan.

Reconexión

Con base en lo anterior, queda claro que el quehacer de las marcas y cómo se comunican será clave para fortalecer o restablecer los vínculos con los públicos a los cuales quieren conectar. Sobre todo al entender que en la actualidad el consumidor está saturado de la información relacionada con el coronavirus, por lo que ahora necesita cambiar su mindset.

Al respecto, Amanda Berenstein, CEO of Weber Shandwick Mexico apunta que “las compañías deben cambiar su enfoque hacia una mentalidad de “estabilidad dinámica” en todos los niveles de la organización”.

Por su parte, Mauricio Gutiérrez refuerza añadiendo que “la comunicación deberá ser mucho más humana. Las compañías deberán comunicar con mucha emoción y estarán obligadas a crear vínculos a partir de la responsabilidad”.

Empatía y confianza

Son clave para poder establecer esta reconexión entre marcas y consumidor. Así lo considera Mariana Sanz, Directora General Edelman México, quien subraya que para los clientes la confianza es unos de los valores más importantes al momento de considerar una compra. “Las empresas en esta “nueva normalidad” deberán enfocarse más en soluciones que atiendan las necesidades de sus consumidores y menos en vender”, puntualiza.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299