No hay explicación para el mayor apagón de la historia argentina: 50 millones sin luz

El Gobierno argentino se tomará 15 días para analizar lo ocurrido con el corte que dejó a todo el país (y sectores de Uruguay y Brasil) sin energía eléctrica más de 12 horas. Justo el Día del Padre, cuando las marcas apostaban a salvar las ventas.

Bigstock

El domingo 16 de junio, a las 7:07 de la mañana, toda la Argentina se “apagó”. Es literal. En menos de un segundo, se quedó sin energía eléctrica en un evento del que no hay antecedentes en el país, y muy pocos en la historia reciente del mundo.

Fueron alrededor de 50 millones los afectados, ya que a los 45 millones de Argentina, hay que sumarle algunas regiones de Uruguay y el sur de Brasil, que al momento del corte estaban interconectadas.

La única excepción fue Tierra del Fuego. Los 152 mil habitantes de la isla no están en “enganchados” en el Sistema Argentino de Interconexión (Sadi), que fue el que “saltó” y provocó la interrupción.

Las empresas transportadoras y distribuidoras de energía están entregando ahora sus informes a la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa), que luego se tomará dos semanas para determinar qué ocurrió, dijo el Gobierno que lidera el presidente Mauricio Macri.

El corte permaneció, en algunas regiones, por tres o cuatro horas, y en otras se extendió por más de 12 afectando todas las actividades de los habitantes, de las empresas y generando preocupación por la seguridad, ya que no funcionaron semáforos, la iluminación de las calles y las casas, las protecciones de las entidades bancarias y los sistemas de transporte, como trenes y subterráneos.

Para peor, el domingo era el tercero de junio, fecha en la que se festeja el Día del Padre en la Argentina. Esto, además de las lógicas complicaciones familiares derivadas de la falta de energía, evitó que numerosos comercios y marcas pudieran vender sus productos en tiempos en los que el consumo está en el peor momento en el país.

Desde la Secretaría de Energía, su titular, Gustavo Lopetegui, señaló el corte “habría sido por una falla del sistema de transporte del Litoral desde el complejo hidroeléctrico Yacyretá”.

Y descartó que haya habido intervención humana en el hecho, es decir, que se haya producido algún hackeo o atentado contra el sistema.

La comunicación durante la crisis no fue la mejor. Los representantes del Gobierno sólo atinaron a generar más interrogantes a los que ya había por lo ocurrido y hablaron en conferencia de prensa para decir que que el Gobierno no tenía información sobre por qué la falla no fue aislada por el propio sistema computarizado que administra el Sadi y frenada a tiempo.

Llamó la atención que el corte no se haya producido en un pico de la demanda eléctrica. El sistema está preparado para soportar más de 25 mil megavatios, pero el domingo otoñal, con temperaturas moderadas y baja actividad, apenas alcanzaba los 14 mil megavatios.

El presidente Macri se limitó a publicar un mensaje en la red social Twitter, cuando el hecho causaba preocupación en la opinión pública porque no se sabía lo que ocurría.

La mayor responsabilidad, hasta ahora, apunta a la operadora de la red nacional, la empresa Transener, propiedad de la empresa Pampa Energía y el Estado nacional.

Se espera ahora cómo se modificará la cotización de las acciones de esa compañía con la apertura de las transacciones este martes (el lunes fue feriado en la Argentina).

Un dato interesante y que ayudará a las marcas: hay borrar los tuits programados cuando estallan este tipo de eventos. Este es un que fue publicado por la empresa que administra la represa Yacyretá por el Día del Padre.