Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Netflix se lleva la Palma de Oro en Cannes… ¿en mercadotecnia?

La edición 2017 del Festival de Cannes transita con una peculiaridad que en el futuro podría marcar las directrices para la consolidación de nuevas reglas en la industria del cine de arte: Netflix y Amazon entraron a la competencia por la Palma de Oro.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Para nadie es un secreto que los festivales de cine son plataformas culturales de gran impacto artístico, económico y turístico. El sitio Whitout a Box, filial de Amazon, estima que existen más de 5 mil encuentros cinematográficos en todo el mundo, de los cuales el 69.7 de los festivales de cine se realizan en Norteamérica, Europa concentra el 18.1 por ciento, Asia el 6.2 por ciento, Oceanía el 3.4 por ciento, América Latina el 1.8 por ciento y África el 0.8 por ciento.

Un estudio de Stephen Follows revela que solo el 3 por ciento de los encuentros cinematográficos tienen resuelta su situación financiera.

Aunque pocos de estos eventos son los que logran pasar a la postre existen muchos que se mantiene como referencia para el sector, camino que al ser recorrido supone interesantes ingresos para las regiones que son sede de los mismos. En esta línea uno de los mas icónicos es el Festival de Cannes, reconocido como más grande a nivel mundial y el de mayor impacto mediático.

La edición 2017 de esta reconocida gala del séptimo arte transita con una peculiaridad que en el futuro podría marcar las directrices para la consolidación de nuevas reglas en la industria del cine de arte: Netflix y Amazon entraron a la competencia por la Palma de Oro.

El hecho que está sobre la mesa ante este acontecimiento puede ser entendido desde diversas aristas. Por un lado, habla sobre la diversificación del entretenimiento y el arte gracias a las nuevas plataformas. Al mismo tiempo hace referencia a la evolución de los hábitos y tendencias tanto de las audiencias como de los principales jugadores del sector; mientras que desde una óptica más fría hace referencia a un cambio de paradigmas interesante en el negocio del cine.

Este último punto es quizá el asunto que ha causado revuelo durante los últimos días en la Riviera Francesa en donde Amazon, pero sobre todo Netflix se encuentran en la mira.

Estrategias que marcan diferencia

La llegada de Netflix a la competencia de cine más importante en el planeta se suscitó cuando no se llegó a un acuerdo sobre la distribución de las dos películas con las que la plataforma en streaming dará batalla por la Palma de Oro, ante las políticas que regulan la distribución de los filmes que compiten aquel certamen.

Una ley no escrita -hasta hace poco-, pero entendida por todo el gremio dictaba que los materiales que buscarán un galardón en la gala deberían ser distribuidos primero en salas de cine francesas antes que cualquier otra plataforma. Esta norma tendría particularidades para cada canal.

Por ejemplo, un filme con las características anteriores podría ser distribuido en DVD y Blue-Ray a 4 meses de su estreno en salas de cine, debería esperar entre 10 y 12 meses para llegar a la televisión de paga así como entre 20 y 30 meses para transmitirse en televisor abierta y sólo después de transcurridos 36 meses tendría licencia para exhibirse en servicios de abonados o video bajo demanda.

Esta ley local supondría que las películas The Meyerowitz Stories, del estadounidense Noah Baumbach; y Okja, del coreano Bong Joon-ho, financiadas por Netflix no podrían estar disponibles en la plataforma hasta 2020.

El asunto desató toda clase de opiniones encontradas ante la firmeza de Netflix por no asumir las ‘reglas no dichas’ y la posición del festival ante la posible exclusión de las películas inscritas por la plataforma de streaming.

 

[g1_quote author_description_format=”%link%” align=”left” size=”s” style=”simple” template=”02″]

The establishment closing ranks against us. See Okja on Netflix June 28th. Amazing film that theatre chains want to block us from entering into Cannes film festival competition.

Posted by Reed Hastings on Wednesday, May 10, 2017

[/g1_quote]

Luego de un proceso de negociaciones, Cannes anunció que permitiría la participación ellas obras de Bong Joon-ho y Noah Baumbach, pero hizo oficial para la edición 2018 que “cualquier película que desee participar en competición en Cannes deberá comprometerse previamente a ser distribuida en las salas francesas”.

Esto supone que, de no haber un cambio legal en los siguientes doce meses, está será la primera y la última vez que la Competencia Oficial de Cannes contemple producciones de Netflix.

Un punto interesante a notar es que aunque Amazon también participa en la batalla por la Palma de Oro con el filme Wonderstruck, su postura ante las reglas no intentan salir del status quo. su propuesta es primero un estreno en cines para después la difusión en plataformas online.

¿A favor del cine o una estrategia de mercadotecnia?

Para propios y ajenos la lectura del fenómeno puede darse desde diversas aristas. Por un lado, hay quienes argumentan que el festival debería ser más flexible en sus políticas antes la evolución del propio mercado, las cuales permiten llevar el cine a audiencia que por diversas razones se ven incapacitadas para asistir a una sala convencibles, mientras que para otros permisiones como las que este año tiene Netflix terminaran por deteriorar el valor del séptimo arte.

Tomar una postura ante un nueva industria que comienza a tomar forma sería arriesgado; sin embargo, lo que es un hecho es que para Netflix se convirtió en un movimiento interesante -intencional o no- en términos de mercadotecnia y exposición en medios.

Tan sólo durante la última semana Okja ha sido mencionada en mil 787 contenidos en la red, que han conseguido un total 137 mil 929 shares. De este gran total poco más de 36 mil shares se relacionan con Youtube, en donde las búsqueda de las audiencias se asocian con el trailer oficial de la película (839). Es relevante mencionar que entre los tópicos relacionados con las acciones que hacen eco de Okja el Festival de Cannes reluce en 849 ocasiones. Por si sólo en trailer de la entrega ha conseguido 21.8 mil share desde Youtube, de acuerdo con cifras entregadas por Buzzsumo.

Las búsquedas del controversial filme también marcan el empuje que la postura de Netflix causó para la película que promueve. Cinco días previos al inicio del festival el título de la plataforma on demand dibujan una tendencia en relevancia similar a la del propio certamen, que alcanzó su punto más crítico el día de la premier del filme en la Riviera Francesa.

Luego de su presentación en el Palais des Festival et des Congrès de Cannes, Okja sorprendió al recibir buenas críticas que incluso la posicionan como una de las favoritas para llevarse la Palama.

Saber si el coreano Bong Joon-ho podrá levantar el máximo reconocimiento en Cannes de la mano de Netflix será difícil dadas las condiciones del propio certamen. No obstante, lo que es un hecho es que Netflix tiene ante sí una oportunidad más en exposición de medios que puede capitalizar para impulsar su negocio de producciones originales en un mercado en el que le ha costado despuntar: cine de arte alejado del contenido más comercial.

El primer paso al respecto ya fue dado por su CEO, Reed Hastings, quien ante la problemática publicó un post en Facebook contundente: “la elite cierra filas contra nosotros. Vean Okja el 28 de junio en Netflix, un film maravilloso que las cadenas de salas nos quieren bloquear para su ingreso a la competencia del Festival de Cannes”.

 

Otros artículos exclusivos para suscriptores