Nemo, el perro que Emmanuel Macron rescató de un refugio

La nueva mascota del Elíseo recibió su nombre en honor del capitán Nemo, personaje de la novela de Julio Verne "Veinte mil leguas de viaje submarino”.

Emmanuel Macron adoptó este fin de semana en un refugio de la Sociedad Protectora de Animales, a un perro cruce de raza Labrador y Grifón al que ha bautizado como Nemo, informan hoy los medios franceses.

La nueva mascota del Elíseo recibió su nombre en honor del capitán Nemo, célebre personaje de la novela de Julio Verne “Veinte mil leguas de viaje submarino”, por la que Macron siente una especial predilección.

El perro, de color negro y de entre uno y dos años de edad, sustituye a Philae, la labrador del expresidente François Hollande que la federación de antiguos combatientes franceses de Montreal le regaló en diciembre de 2014 y que abandonó la residencia junto a su dueño en mayo.

La mascota fue vista hoy en el patio del Palacio presidencial del Elíseo, en donde reside, durante la recepción de Macron de un jefe de Estado africano, durante la cual el perro posó ante los fotógrafos en compañía de los dos gobernantes.

La llegada de un can al Elíseo es prácticamente una tradición presidencial en Francia, ya que los expresidentes Valéry Giscard d’Estaing, François Mitterrand, Jacques Chirac y Nicolas Sarkozy también tuvieron un labrador durante sus mandatos.

Los perros de Chirac y Sarkozy, de nombre Maskou y Estrie, respectivamente, también procedían de Montreal, en su caso ofrecidos por la Facultad de Veterinaria de la ciudad canadiense.

El tema ha comenzado a generar relevancia en redes sociales, ya que desde el momento en el que se dio a conocer la imagen de Nemo, obtuvo 161 mil cuentas alcanzadas en Twitter, mientras que registró 201 mil impresiones, según cifras de Tweet Reach.

De acuerdo con diversas asociaciones de protección animal, esta cifra ha crecido 20 por ciento por año, por lo que el abandono, no sólo de perros, sino de animales en general tiene una crítica situación en el país.

El 70 por ciento de los perros que viven en la calle sufrieron de abandono o son crías de canes que abandonados sin esterilizar, lo cual se transforma en un problema de salud pública pues la carencia de condiciones higiénicas adecuadas supone un foco de infección, a lo que se suman las condiciones en las que habitan los animales como un ambiente hostil y con mucho maltrato.

La iniciativa “No compres, adpta” ha buscado fomentar una cultura de adopción y esterilización para los animales de compañía, así como de cuidados y un trato respetuoso y cariñoso que ellos también merecen.