x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Navidad en septiembre: ¿Es demasiado pronto para empezar con el marketing decembrino?

Diciembre es de las épocas de mayores ventas, lo que lleva a algunas marca a empezar sus estrategias de marketing con mucha anticipación

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
  • De acuerdo con Disruptive Advertising, algunas compras para Navidad y Año Nuevo empiezan tan temprano como septiembre y octubre

  • El Black Friday, Cyber Monday y demás festejos de marketing y venta en noviembre son de las principales oportunidades de venta para diciembre

  • Los compradores de último minuto representan más del 30 por ciento de los clientes de ecommerce para esta época

Tiene sentido que finales de noviembre, diciembre y enero sean de los periodos más valiosos para las empresas. No solo abarcan fechas de gran consumo, como Navidad y Año Nuevo. A la vez, los mismos consumidores suelen tener más ingresos gracias a ciertas prestaciones en muchas partes del mundo. Lo anterior lleva a muchas empresas a invertir millones en técnicas y estrategias de marketing para enganchar al público. Y a veces, con demasiada anticipación.

Un ejemplo perfecto se puede ver en lo que hizo Costco hace poco. La empresa ya empezó a colocar mercancía y productos para Navidad y Año Nuevo, a pesar de ser todavía las primeras semanas de septiembre. Mientras que algunos defendieron a la marca, porque es algo que siempre hace, otras más se mostraron claramente molestos por esta tradición anual. Más allá de ser una excelente noticia clickbait, permite una reflexión importante para los mercadólogos.

costco

¿Cuándo es el momento ideal para empezar el marketing decembrino?

Esta es una pregunta que surge prácticamente todos los años y surge de dos ideas contrarias en la industria. Primero, entre más tiempo pueda una marca transmitir un mensaje comercial, es más probable que los consumidores lo recuerden por encima de la comunicación de rivales. Segundo, la gente parece tener una aversión cada vez más marcada hacia la publicidad que es invasiva y repetitiva. El marketing para Navidad en pleno septiembre aborda ambos puntos.


Notas relacionadas


Por desgracia, no parece haber un consenso entre los expertos de la industria sobre cuándo es el punto ideal para el marketing decembrino. Por ejemplo, Pure Driven cree que la segunda semana de noviembre es perfecta, pues coincide con las ofertas del Black Friday en Estados Unidos (EEUU). Kimp, por otro lado, reafirma que septiembre sirve para cimentar las bases de las futuras estrategias. Estas visiones encontradas explican el desastre anual de la temporada.

Lo que sí se puede concluir de las opiniones que existen al respecto del marketing decembrino es que todo tiene que ver con el balance. Cierto, las personas tienden a molestarse cuando son bombardeadas por el mismo mensaje comercial por meses. A la vez, hay quienes aprecian la Navidad en septiembre porque permite adelantar ventas. Además, mientras más espere una marca para empezar sus estrategias, más chance hay que otras le ganen el espacio vacío.

Santa Claus Christmas. Santa writes a letter or Christmas Wish List. Santa Claus gets ready to take notes for this years holiday season and needs.
Merry Christmas.

Así pues, ¿cuál es la mejor estrategia para prepararse para la Navidad?

Sin duda parece que septiembre es demasiado temprano para promocionar fechas como el Año Nuevo y la Navidad. En buena parte porque podrían quitarle visibilidad a otras grandes oportunidades comerciales que están en medio, como Halloween, Día de Muertos, el Buen Fin, etcétera. Por otro lado, comenzar con ciertas estrategias de comunicación que desemboquen en iniciativas de marketing más claras y agresivas meses después parece una muy buena idea.

Por ejemplo, se podrían empezar a comunicar, de una manera formal y casi fría, lo que está planeando la marca para la época decembrina. Tal vez nuevas colecciones, anunciar una temporada de ventas, delinear elementos de la estrategia de marketing, etcétera. Esto va a ayudar a crear expectativa entre los consumidores. Posteriormente, en octubre y noviembre, se pueden empezara  ejecutar algunas activaciones y promociones temáticas menores.

Sin embargo, lo más importante, las campañas más fuertes, deberían tal vez reservarse para la segunda mitad de noviembre y el resto del año. Al final, es en este momento donde entran en juego factores como el aguinaldo y la predisposición psicológica hacia las compras de último momento. Y de esta forma, se pueden evitar críticas de una parte de la población que no son afectas a ver la Navidad desde septiembre. Parece el balance ideal entre estas dos visiones.

Otros artículos exclusivos para suscriptores