Mitos del influencer marketing que todo mercadólogo debe conocer

Mientras se realiza una compra, hasta un 60 por ciento de las personas han sido influenciadas por un post en redes sociales o una reseña en un blog.

Mitos del influencer marketing que todo mercadólogo debe conocer

Cuando se habla de influencer marketing, existe un escepticismo por parte de muchas personas y empresas pues lo llegan a considerar un desperdicio de recursos a cambio de nada o consideran que por el giro de su empresa es imposible desarrollarlo, no obstante, este tipo de creencias están alejadas de la realidad. Aunque ya no es un termino nuevo, el influencer marketing se encuentra en tendencia, estimados de Statista señalan hasta un 58 por ciento de los expertos en marketing lo ven integrado en todas las actividades en los próximos años, e incluso el 27 por ciento piensan que se convertirá en un apartado primario de las inversiones en marketing digital.

Aspectos como los que acabamos de mencionar son solo un reflejo de se trata de una actividad que sin duda ha resultado efectiva para las marcas. ¿Sabías que mientras se realiza una compra, hasta un 60 por ciento de las personas han sido influenciadas por un post en redes sociales o una reseña en un blog o que los consumidores están 30 por ciento más dispuestos a comprar un producto que es recomendado por un influencer pues valoran más su opinión que la de una celebridad “tradicional”? Existen muchas formas en que un influencer puede aportar valor a una marca o empresa y por ello, aquí te dejamos los mitos más comunes acerca de este concepto para poder despejar muchas dudas.

 

  • Solo se trata de dinero

Aunque incluso hay datos que pueden respaldar esta afirmación, como aquel obtenido de una investigación realizada por Group High que señala que 70 por ciento de los creadores de contenido prefieren una compensación monetaria basada en las publicaciones que hacen para marcas, no es algo que realicen con cualquiera que llegue a contactarlos para pedirles promover sus productos o servicios, en prácticamente todos los casos solo aceptan tratos con marcas se alinean bien con su comunidad y marca personal. Por otra parte hay algunos de con números más conservadores (micro-influencers) que también están abiertos a la posibilidad de la afiliación o la aceptación de productos como compensación.

  • Medir el retorno de inversión es imposible

Esto se encuentra muy lejos de ser una realidad, si fuese imposible medir el ROI hoy no estaríamos hablando del influencer marketing como una de las tendencias más relevantes de la actualidad. Existen al menos 5 formas de calcular el retorno de inversión considerando distintos objetivos y son las siguientes: Estableciendo el alcance de una campaña midiendo seguidores, impresiones y tráfico referido; Midiendo el engagement obtenido a través de clics, reacciones y shares; Calculando el crecimiento de la audiencia desde Google Analytics; Cuantificando los leads sociales desde el apartado de Adquisiciones en Google Analytics; Y por último, analizando el origen de las ventas usando parámetros UTM en las URLs.

  • El número de seguidores y alcance son lo más importante

Aunque ese es uno de los aspectos que distinguen a influencer, la cantidad de seguidores y el alcance que logra con ellos no es todo si se trata de generar una campaña de influencer marketing exitosa, se debe buscar a aquellos con una cantidad significativa de miembros en su comunidad pero que logren un buen nivel de engagement con su audiencia, que realmente muestren un interés por aportarle algo para fomentar su lealtad. De nada sirve tener 1 millón de seguidores si solo interactúan 10.

  • Todo el contenido funciona igual

Si el equipo encargado de desarrollar las campañas lo ve de esta forma, está en problemas pues no tendrá resultados efectivos. Con los influencers existe el desarrollo del contenido “corto” y “largo”. El primero contempla un consumo rápido por parte de la audiencia y se presenta en forma de tweets, imágenes en instagram o pines en Pinterest, su beneficio principal es la generación de engagement y clics. El segundo está destinado al aporte de una visión más perspicaz sobre determinado tema y como consecuencia de ello logra obtener mejor posicionamiento en motores de búsqueda así como ser más veces compartido en las redes sociales. Aunque ambas alternativas tienen puntos a favor, es recomendable combinarlas.