Para nadie es un secreto que Amazon es líder dentro de la economía actual. Para darnos una idea basta con reconocer que, hasta mediados del año pasado, Amazon ya era responsable del 50 por ciento de las ventas totales de e-commerce en Estados Unidos, al tiempo que abarcaba el 5 por ciento de las ventas totales (digitales y físicas).

De esta manera no es de extrañarse que el estudio Global 500 2018 de la firma Brand Finance, ubicaba a Amazon como la marca más valiosa del mundo luego de la que firma registrará un crecimiento anual de 42 por ciento para alcanzar la suma de 150 mil 800 millones de dólares.

Aunque estas cifras hablan mucho del imperio que representa la marca de Jeff Bezos, lo cierto es que su dominio no se limita a sólo cifras.

Esta empresa ha logrado conquistar a uno de los públicos más exigentes a grado tal que estarían dispuestos a rechazar otros placeres como el alcohol o el sexo antes que prescindir de los servicios de dicha firma.

Millennials: fieles seguidores de Amazon

Hablamos de los millennials, segmento que de acuerdo con un estudio de la agencia Max Borges, se ha hecho dependiente a los servicios de Amazon.

De acuerdo con dicha investigación, el 44 por ciento de los millennials dijo que preferiría abandonar el sexo antes que abandonar Amazon por un año, mientras que el 77 por ciento de los encuestados elegiría a Amazon sobre el alcohol por un año.

Las conclusiones del estudio indican que “los millennials que dan prioridad a Amazon sobre el sexo y el alcohol son solo una señal del dominio del gigante del comercio electrónico”.

Lo logrado por Amazon es una de las metas más complejas para cualquier marca considerado la complejidad que caracteriza a la también llamada Generación Y.

Basta con revisar la contundente cifra entregada por Turn, la cual indica que las marcas gastan 500 por ciento más en sus estrategias para cautivar a la generación millennial en comparación con lo invertido para otros segmentos de mercado.