Miguel Ángel Mancera dejará la jefatura de gobierno de la CDMX

Mancera confirmó que luego de presentar el quinto informe de gobierno en septiembre, buscará licencia para lanzarse como candidato a la presidencia del país

Mancera
Mancera

El jefe de gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, anunció que en septiembre pedirá licencia para dejar el cargo tras dar su quinto informe de gobierno, con el objetivo de lanzarse como candidato a la presidencia de la República en las elecciones del próximo año.

Diversos reportes de prensa indicaron que el también titular de la Conferencia Nacional de Gobernadores (CONAGO) confirmó que definirá su fecha de licencia ya por ley, el domingo 17 de septiembre se tendrá que efectuar el informe de labores, pero se buscará la opción de que se presente el lunes 18.

“Estoy convencido que quiero participar en la construcción de este proyecto hasta donde nos de la fuerza y obviamente vamos a seguir con toda convicción” declaró el jefe de gobierno a los medios de comunicación.

Según una encuesta de El Financiero, Mancera se encuentra en segundo lugar de las preferencias de los simpatizantes del Partido de la Revolución Democrática (PRD) con el 26 por ciento, debajo del ex candidato a la gubernatura del Estado de México, Juan Zepeda, quien concentra el 47 por ciento.

Al tiempo que en lo que refiere a la población en general se invierten las posiciones, el jefe de gobierno de la capital del país lidera las preferencias con un 22 por cientos, mientras que Zepeda le sigue con el 16 por ciento.

La CDMX como plataforma de lanzamiento.

Por tercer ocasión que desde el puesto de jefe de gobierno, un político se lanza a la candidatura presidencial; en el año 2000, Cuauhtémoc Cárdenas, primer jefe de gobierno bajo elección popular, se lanzó como candidato de la Alianza por México integrada por el PRD, Partido del Trabajo (PT), Partido de la Sociedad Nacionalista y el Partido Alianza Social. Cárdenas perdería los comicios con Vicente Fox.

Cinco años después, para ser precisos, el 29 de julio de 2005, el también dirigente de la capital del país, Andrés Manuel López Obrador, pediría licencia para competir en las elecciones presidenciales de ese año; el resultado sería el mismo, esta vez, el tabasqueño fue derrotado por Felipe Calderón.

Utilizar la proyección mediática que otorga una de las ciudades más habitadas del mundo para aspirar a ser presidente no ha dejado los dividendos deseados por los anteriores candidatos; se tendrá que utilizar una estrategia diferente de marketing político para que el mensaje que desee mandar Mancera llegue a la mayor cantidad de gente posible, además de tomar en cuenta el nivel de aceptación propio, como el de los candidatos de los otros partidos.

Esto, además de ganar las preferencias de las personas al interior de su partido, ya que la fragmentación que vive el partido de izquierda, podría representar una afectación al branding del político más que un beneficio.